Moscú, 10 ago (Sputnik).- El convenio sobre el estatus jurídico del mar Caspio que se firmará en la futura Cumbre del Caspio prohíbe la presencia de las fuerzas armadas de los Estados que no se encuentran en la cuenca del mar, informó este viernes el servicio de prensa del presidente ruso, Vladímir Putin.

Según el comunicado del ente, el acuerdo “establece una norma que no permite la presencia de las fuerzas armadas de los poderes extrarregionales en el mar Caspio”.

El documento responsabiliza a los cinco Estados de la cuenca del mar Caspio de mantener la seguridad en el mar y administrar sus recursos.

Además, el convenio dice que la superficie principal del mar sigue siendo de uso común, mientras su fondo y el subsuelo se reparten entre los cinco Estados según un acuerdo firmado entre ellos sobre la base del derecho internacional.

Se subraya que navegación, pesca, investigaciones científicas y colocación de tuberías se deben realizar según las reglas aprobadas por las partes, también se debe tener en cuenta el factor ecológico en la implementación de los proyectos marítimos globales.

El servicio de prensa del presidente ruso informó que se espera que los cinco Estados participantes de la cumbre firmen dos acuerdos intergubernamentales sobre la cooperación en el ámbito de comercio y economía y en el sector de transporte.

El Kremlin destacó que estos documentos determinan la estrategia del desarrollo conjunto de las industrias clave de la economía del Caspio y de la coordinación de los procesos tecnológicos y administrativos en el comercio global y transporte.

La V Cumbre del Caspio se celebrará el 12 de agosto en la ciudad kazaja de Aktau con participación de los líderes de los cinco Estados de la cuenca de ese mar (Kazajistán, Azerbaiyán, Irán, Rusia y Turkmenistán).

La víspera del encuentro, el día 11, los ministros de Exteriores de los cinco Estados se reunirán en Aktau para elaborar el comunicado de la cumbre.

La disputa sobre el estatus jurídico del mar Caspio, que ocupa un área de 371.000 kilómetros cuadrados, surgió tras la desintegración de la Unión Soviética en 1991, con el surgimiento de tres países nuevos –Azerbaiyán, Kazajistán y Turkmenistán– y la subsiguiente necesidad de redistribuir entre cinco naciones una cuenca repartida hasta entonces entre la URSS e Irán.

Otra dificultad consiste en que se trata de una cuenca cerrada que puede calificarse como mar o como lago, y en función de ello estar sujeta a normativas distintas del derecho internacional. (Sputnik)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.