El escritorcillo de Javier Cercas siempre ha sido el clásico individuo que se las da de progre para embaucar a los incautos de izquierda, pero en realidad, lo ha demostrado en muchas ocasiones, lo único que hace es lamer la mano de quien le da de comer.

Cercas no solo es un reaccionario con tintes progres que se le van con la primera gota de lluvia que cae, además es un acérrimo enemigo del derecho de autodeterminación de los pueblos, premisa indispensable para que se de la democracia en cualquier parte del mundo.

Efectivamente, los ataques de Cercas contra el procés de Catalunya siempre han sido una constante. Se puede estar por el derecho de autodeterminación y no ser independentista y, llegado el caso de decidir, votar en contra de la independencia. Eso sí sería ser demócrata.

Pero no es el caso de Javier Cercas. Este siniestro individuo se caracteriza por sus ataques al independentismo y a los partidos que lideran el proceso con la negación de un referéndum.

Esta vez la diana de los ataques de Cercas ha sido el ex president Carles Puigdemont. Lo ha hecho, cómo no, través de su columna en el infausto diario El País. Cercas denuncia que “que el hombre que ha huido tras provocar el desastre haya sido premiado por los mismos catalanes que han despreciado a quien, a pesar de ser corresponsables de la situación, han asumido dignamente su responsabilidad y lo están pagando con la cárcel, es un enigma que, me temo, no puede descifrarse sin la ayuda de la psiquiatría”.

Titulado “El creador de caos”, el artículo deja claro que Puigdemont es un mal político porque “hace peligrar la paz social a base del miedo y la inestabilidad”.

Dice que cuando llegó a la presidencia de la Generalitat, en enero de 2016, Cataluña era una sociedad “próspera, cohesionada y pacífica” (¿próspera para quién?, señor Cercas), pero que en menos de un año y medio y “antes de huir de la justicia”, la “partió por la mitad, provocó la huida de más de 3.000 empresas y creó durante dos meses de pesadilla una atmósfera de enfrentamiento civil”.

Obsérvese que, como obediente asalariado del Grupo Prisa, vía diario El País, Cercas utiliza los mismos argumentos mentirosos y tergiversadores que la chusma más rancia de todo el Estado. Para Cercas, Puigdemont es un político surgido “de la nada, sin apoyos ni experiencia que ha conseguido no sólo convertirse en el jefe de su partido sino también en el caudillo y líder carismático del separatismo”.

Por supuesto que de la negación del Estado a dejar pronunciarse mediante las urnas a todos los catalanes y catalanas nada de nada. Ni que decir tiene de la salvaje represión protagonizada por la policía que mantenemos entre todos pero que sólo trabaja para el gran capital. Eso al escritorcillo Javier Cercas también le resulta indiferente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.