Los jóvenes combatientes de la Brigada de la Frontera Orden Antonio Maceo iniciaron ayer el proceso de reuniones de consulta popular del Proyecto de Constitución de la República, exactamente en el mismo escenario donde, hace 54 años, Ramón López Peña declaró: «Quiero ser comunista», cuatro horas antes de caer asesinado en su puesto de guardia por balas disparadas desde el territorio ilegalmente ocupado por militares de los Estados Unidos.

Las varias intervenciones de los bisoños oficiales y soldados, hombres y mujeres, que promedian 18 años de edad, añadieron propuestas de modificación, adición, eliminación y dudas respecto del documento, con manifestaciones de apoyo al mismo, en concordancia con el Artículo 3, cuyo párrafo inicial precisa: «La defensa de la patria socialista es el más grande honor y el deber supremo de cada cubano».

El protagonismo femenino, con su presencia activa y decisoria en el servicio de la Guardia de la Patria, como la llamó en una ocasión el General de Ejército Raúl Castro Ruz, en la primera trinchera, se significó previamente en una ceremonia, al coincidir la reunión con la celebración del aniversario 58 de la fundación de la Federación de Mujeres Cubanas.

También depositaron una ofrenda floral ante el monumento a López Peña, en el sitio de su entrevista para ser militante de la Unión de Jóvenes Comunistas, y los combatientes más integrales de uno y otro sexo, que reciben la condición con el nombre del caído y el de Vilma Espín Guillois, la eterna presidenta fundadora de la organización femenina, realizaron guardia de honor.

Entre los planteamientos, tras la lectura de la Introducción y solicitarse opinión párrafo por párrafo, destacaron el de la primer teniente Danay Arjona Ramos quien subrayó su orgullo por los párrafos 147-149 del Proyecto, en el capítulo de los derechos individuales, que garantizan la igualdad de derechos y responsabilidad de hombres y mujeres, y la protección estatal a estas para su participación y la protege de la violencia, mientras la teniente Merlin Pérez Ordaz propuso adicionar al 717 como misión esencial de las instituciones armadas la seguridad del pueblo ante situaciones excepcionales y de desastre.

Modificar el párrafo 403, de modo que el Presidente de la República pueda ejercer su cargo por dos o más períodos consecutivos, fue propuesto por el soldado Andy Perera Montalbán, a la vez que el teniente Leodán Sabré González propuso adicionar al párrafo 201 sanciones legales para quienes no protejan y asistan a los adultos mayores, y al 191 que el Estado se encarga de los niños sin amparo familiar.

El destino de los bienes decomisados, a los que se refiere el párrafo 183, debe estar explicitado en el texto, según opinó el sargento Bernoldi Grimón Macías, y el soldado Alberto Martínez planteó su duda en relación con que no se especifica en el texto cuál es la moneda nacional de Cuba.

Otras intervenciones se dedicaron a ratificar el apoyo a lo planteado en la letra de los diferentes párrafos, como expresión de la objetividad y profundidad de la reforma propuesta, la amplitud e inclusividad de derechos iguales que otorga a los ciudadanos, y la democracia del socialismo cubano.

La ejemplaridad de los jóvenes combatientes y su contribución a la consulta del trascendental documento fue destacada por el coronel Albernis Poulot Cumbá, jefe del órgano político de la Brigada, quien participó en el encuentro junto al jefe de esa unidad, coronel Luis Prieto Lazo, y otros jefes y oficiales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.