Dos menores con la foto de un niño que murió en el autobús que atacó la coalición liderada por Arabia Saudita, Saada, Yemen, 13 de agosto de 2018. Naif Rahma / Reuters

Cada vez que un integrante de la Administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, “pontifica” por televisión habría que mostrar en pantalla al mismo tiempo “las desgarradoras imágenes con los entierros de los niños yemeníes que los aviones de combate que Washington suministró a Arabia Saudita mataron a principios de este mes”, escribe Finian Cunningham.

Este analista recuerda que en Yemen han perdido la vida “miles de niños” en los últimos tres años por los ataques aéreos en “ese país empobrecido” durante “una guerra respaldada por EE.UU.”, que es responsable de “cada una de esas muertes” porque facilita misiles, bombas, aviones de combate y diferentes servicios a los militares sauditas.

Sin embargo, destaca la reciente masacre de Saada porque murieron “hasta 40 niños” que viajaban en un autobús escolar para acudir a un campamento de verano y los restos que se encontraron en la escena de ese crimen múltiple mostraron que recibió el impacto de un proyectil “fabricado por la compañía estadounidense Raytheon”.

‘Bellos bebés’ de Trump en Syria

Cunningham recuerda que, después del supuesto ataque con armas químicas del pasado 7 de abril en Duma (Guta Oriental, Siria), Donald Trump lamentó la muerte de “bellos bebés”, culpó de los hechos al Ejército sirio y, junto con Francia y Reino Unido, atacó ese país una semana después cuando se trató de una “atrocidad” que, “como muchas otras, fue una provocación grotesca de los terroristas respaldados por EE.UU. y sus agentes de propaganda, conocidos como los Cascos Blancos”.

Este irlandés se pregunta que, si los altos funcionarios norteamericanos “lamentan” las muertes de esas criaturas, “¿dónde está su compasión por los niños que matan en otros países?”: mientras que “algunos niños son ‘bellos'”, los millones de menores que pertenecen a países con los que Washington tiene problemas “están ‘malditos'”.

Para finalizar, considera que la “flagrante doble moral” de los dirigentes estadounidenses, que queda reflejada por su “complicidad” en Yemen, el “bárbaro bloqueo económico a Corea del Norte”, el embargo a Cuba desde hace unos 50 años o las sanciones económicas a países como Venezuela o Siria, sería motivo para juzgar a EE.UU. “por crímenes de guerra”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.