Inicio Unión Europea Alemania La teletienda política también se abre en Alemania: los ‘progres’ se ponen...

La teletienda política también se abre en Alemania: los ‘progres’ se ponen en pie

111
0
No sólo de nazis se nutren en Alemania. Una de las maneras que tiene la prensa burguesa para impulsar al fascismo no es otra que esa: hablar continuamente de ellos y de su imparable ascenso (como si en el imperialismo pudiera ocurrir otra cosa diferente).

De esa manera dejamos de lado a los “progres”, que en Alemania han tomado el camino de Syriza (Grecia), Podemos (España), En Marcha (Francia) y similares.

Allá se llaman Aufstehen (En Pie) y la iniciativa ha partido de los viejos dinosaurios de la socialdemocracia (Marco Bülow), Die Linke (Sarah Wagenknecht), Los Verdes (Antje Vollmer), fósiles (Oskar Lafontaine) e intelectuales (Bernd Stegemann).

Los sondeos son muy prometedores. Uno del EMNID (el organismo electoral más antiguo fundado en 1945) a petición del semanario reaccionario Fokus, confirma que el potencial electoral de Aufstehen está en el 34 por ciento de la intención de voto.

Pero de eso la prensa burguesa nunca dirá nada. Todo lo contrario. Ha pasado a la carga afirmando que el agrupamiento se construye desde arriba y que es autoritario. Los partidos, dicen, hay que crearlos de abajo hacia arriba, no por la reunión de unas pocas personalidades.

En Alemania también piensan según los cánones del siglo XIX. Hoy los partidos nacen, no se hacen, como lo demuestran los que hemos citado. Es el estilo Podemos, un grupo creado en torno al vacío ideológico, una construcción de las cadenas de televisión y agencias de imagen, personajillos de segunda fila al servicio de quienes ya están.

Pura imagen, teletienda política, política virtual… La diferencia entre Podemos y Aufstehen es que Alemania no necesita este tipo de grupos. Por eso no hay ninguna euforia contra el bipartidismo (“Volksparteien”, dos partidos más un grupo residual del tipo Izquierda Unida). Los “progres” alemanes no tienen el apoyo de las grandes cadenas de comunicación.

Otra diferencia: a los “progres” alemanes, como Sarah Wagenknecht, no les importa hablar con un busto de Carlos Marx al lado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.