Moscú, 28 ago (Sputnik).- La exigencia estadounidense de que Rusia pruebe que no usa armas químicas es poco seria porque Moscú eliminó todo su arsenal químico, a diferencia de Washington, declaró el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

El jefe de la diplomacia rusa recordó que, al anunciar las nuevas sanciones contra Rusia por su supuesta implicación en el caso de los Skripal, EEUU amenazó con aumentar la presión si Moscú no convence a Washington de que ya no emplea armas químicas y biológicas.

“Es difícil tomarse en serio este tipo de exigencias, parecen muy extrañas, especialmente si tenemos en cuenta que, a diferencia de EEUU, nosotros hemos eliminado completamente nuestro arsenal químico, lo que fue confirmado por la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ)”, dijo Lavrov en una entrevista concedida al diario eslovaco Pravda.

Rusia eliminó el último kilogramo de sus armas químicas el 27 de septiembre de 2017, al cumplir plenamente con su compromiso de destruir sus 40.000 toneladas de sustancias tóxicas, en el marco de la Convención sobre las Armas Químicas.

La convención de la OPAQ, vigente desde 1997, reúne a todos los países, salvo varias naciones asiáticas y africanas.

El último paquete de restricciones, que fue anunciado a principios de agosto y entró en vigor el día 27, fue justificado con el supuesto envenenamiento del exagente del espionaje británico Serguéi Skripal y su hija Yulia con una sustancia de acción neuroparalizante en la ciudad británica de Salisbury, en marzo pasado.

Los hechos se registraron a pocos kilómetros del laboratorio militar de Porton Down, el más secreto del Reino Unido, en el que se desarrollaron armas químicas durante la Guerra Fría.

Nada más abierta la investigación, que según Scotland Yard se prolongaría por varios meses, Londres responsabilizó a Moscú de estar detrás del suceso.

Rusia rechaza las acusaciones de Reino Unido, que considera infundadas, y sigue reclamando acceso a las pruebas para poder colaborar con la investigación.

También insiste en que las autoridades británicas permitan a los diplomáticos rusos visitar a los Skripal, habida cuenta de que los dos mantienen la nacionalidad rusa.

Las nuevas sanciones de EEUU afectan la venta de armas y la concesión de créditos para Rusia, según se desprende del documento correspondiente del Departamento de Estado.

Las restricciones también ponen fin a la financiación militar extranjera para Rusia, prohíben las exportaciones de bienes y tecnología sensibles a la seguridad nacional y finalizan todas las ayudas a Rusia bajo la Ley de Asistencia Exterior de 1961. (Sputnik)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.