Montevideo (Mesa Américas), 28 ago (Sputnik).- El secretario general del partido gobernante de El Salvador, Medardo González, dijo este lunes a un medio local que ninguna potencia externa puede intervenir en ese país, en referencia a los comentarios de Estados Unidos por la decisión salvadoreña de establecer vínculos diplomáticos con China.

“No estamos exigiendo más, que se nos dé la oportunidad de decidir por nosotros mismos (…) Pero no es ninguna potencia exterior la que nos va a venir a decir a nosotros qué debemos y no debemos hacer”, dijo el dirigente del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en una entrevista de canal 12, consigna el diario local El Mundo.

González sostuvo que El Salvador tomó una decisión soberana y que esta debe ser respetada.

El dirigente aclaró que su partido nunca buscó “dificultar” las relaciones entre El Salvador y Estados Unidos.

“Como FMLN queremos manifestar y queremos compartir con el pueblo que todos los pueblos del mundo, por pequeños que sean, tienen el derecho a ejercer su soberanía y a decidir por sus propias reglas”, agregó.

Estados Unidos anunció hace unos días que estaba reevaluando su relación con El Salvador.

Un comunicado de prensa emitido por la Casa Blanca indicó que la decisión del Gobierno salvadoreño “tendrá implicaciones para las próximas décadas” pues “afecta no solo a El Salvador, sino también el bienestar de la economía y seguridad de toda la región de las Américas”.

Taiwán rompió las relaciones diplomáticas con El Salvador después de que este país decidiera iniciar vínculos con China.

El secretario de comunicaciones de la presidencia de El Salvador, Roberto Lorenzana, dijo que “la apertura de relaciones con China no representa absolutamente ninguna amenaza para el Gobierno de EEUU”.

La disputa comercial entre EEUU y China comenzó después de que Washington impuso fuertes aranceles al acero y al aluminio y prohibió las exportaciones a la empresa china de telecomunicaciones ZTE.

La mayoría de los países representados en las Naciones Unidas sigue la política de “una sola China” adoptada por Pekín, y que implica negar a Taiwán su aspiración de ser reconocida como República de China.

Para Pekín, Taiwán es una provincia rebelde. (Sputnik)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.