“Díme de qué presumes y te diré de qué careces” es un refrán conocido que casa como anillo al dedo de quienes, como Genbeta (1), han iniciado una cruzada santa contra las noticias falsas, a las que llaman “fakes” porque no se molestan en acudir a un diccionario.

Pero los modernos inquisidores son aún peores, mucho peores, cuando visten ropajes asépticos, neutrales, imparciales, arropados por el disfraz de las ciencias de la naturaleza, exactas y puramente técnicas; nada que ver con las ciencias sociales, las ideologías, las religiones o el chamanismo.

Su desfachatez es la que les permite difundir a los cuatro vientos titulares amañados como “Descubren una enorme red de desinformación iraní en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube”. Entonces caemos en la cuenta de que, a diferencia de la BBC, por ejemplo, lo que la la República Islámica difunde no es información, sino todo lo contrario: desinformación.

También nos sorprendemos de que las redes que maneja Irán no son insignificantes, como suponíamos, sino todo lo contrario. Son un peligro porque son “enormes” y amenazan con embaucar al resto del mundo con sus (des)informaciones porque nosotros -ignorantes- no somos capaces de diferenciar una cosa, la información, de otra, la desinformación.

Estamos en peligro. Antes estábamos bien informados gracias a cadenas como la BBC, pero ahora a las “enormes” redes rusas se le suman las iraníes y dentro de poco los de Corea del norte harán lo propio y acabaremos todos engañados y confundidos.

Menos mal que tenemos a expertos, como los de Genbeta, que disponen de un elenco de “cazadores de fakes” capaces de diferenciar las verdades de las mentiras y prevenirnos de Rusia, Irán y otros países del Eje del Mal que no hacen más que contar fabulaciones.

La noticia de Genbeta tiene como fuente a FireEye, a la que presentan como si fuera una “empresa de seguridad”, cuando se trata de una de tantas pantallas de la CIA, como cabía sospechar sólo con tener una mínima capacidad de crítica.

Por lo tanto, como tantos otros, Genbeta se convierte en un altavoz de la CIA y de sus campaña de intoxicación permanente que, a diferencia de otras, sí es realmente “enorme”, como vemos entre quienes hacen gala de un seguidismo gregario.

Basta con ser capaz de analizar un poco para saber que FireEye es una de tantas empresas de tecnología de vanguardia creadas por la CIA, como dijo hace seis años Business Insider (2). A través de In-Q-Tel, la CIA ha invertido en FireEye desde 2009, pero Genbeta se preocupa de encubrir le naturaleza imperialista, terrorista y criminal de sus fuentes.

El trasfondo militarista de empresas tecnológicas como FireEye es tan descarado que en 2014 la agencia Bloomberg volvió a denunciarlo (3): los clientes internacionales de FireEye estaban “planteando preguntas” sobre sus vínculos evidentes y conocidos con el espionaje.

Es normal que para la intoxicación Genbeta necesite utilizar una pantalla, como FireEye, porque convertirse en un portavoz directo de la intoxicación de la CIA no es propio de quienes alardean de neutralidad, imparcialdad y lucha contra las mentiras en nombre de las “nuevas tecnologías”.

(1) https://www.genbeta.com/actualidad/no-solo-rusia-descubren-enorme-red-desinformacion-irani-facebook-twitter-instagram-youtube
(2) https://www.businessinsider.com/25-cutting-edge-companies-funded-by-the-central-intelligence-agency-2012-8
(3) https://www.bloomberg.com/news/articles/2014-05-08/fireeye-cybersecurity-leader-with-cia-ties-tries-to-expand-abroad

Más información:
– La CIA quiere manipular las redes sociales
– El Pentágono creó Google para dominar la guerra de la información en el mundo
– El Pentágono apuesta por internet para la guerra imperialista
– El espionaje imperialista controla al mayor fabricante mundial de tarjetas SIM

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.