Rusia ha completado la entrega de los S-300 a Siria. Este hecho y la posesión de misiles de precisión por parte de Hezbolá llevarán a Israel a reflexionar dos veces antes de emprender un ataque contra Siria. Un reciente artículo del periódico Al Quds al Arabi se refiere al pánico que ha provocado en medios militares israelíes la decisión de Rusia de suministrar los S-300 a Siria.

En realidad, los efectos de la entrega de los S-300 al Ejército sirio superan a Siria. Rusia parece también querer hacer frente a la estrategia global de los norteamericanos en Oriente Medio.

Los analistas sugieren que esto significará el fin de la supremacía militar en Oriente Medio para Israel. “Ha sido gracias a las armas sofisticadas que EEUU ha suministrado a Israel que este ha podido imponerse como potencia militar superior en Oriente Medio y transformarse también en protagonista en la región… Los países árabes fracasaron en el pasado porque no pudieron adquirir armas sofisticadas de la ex Unión Soviética”.

Ahora, sin embargo, Rusia ha decidido armar al Ejército iraquí con los S-300. ¿Por qué? El analista de Al Quds al Arabi ofrece dos razones. En primer lugar, él estima que el mundo retorna a una nueva guerra fría.

Rusia dispone, en relación a EEUU, de menos bases militares fuera de sus fronteras. Las más importantes bases militares rusas son la de Hamaimim y Tartús, en Siria. Rusia está, pues, convencida de que reforzar a su aliado sirio en la región es positivo. Ella hará todo para defender Siria y no permitirá nunca a Israel lanzar una agresión importante contra Damasco.

La segunda razón, indicada por el periódico, es el “acuerdo del siglo” que el presidente norteamericano, Donald Trump, trata de aplicar. El ministro ruso de Asuntos Exteriores ha advertido recientemente que EEUU quería decidir unilateralmente sobre la cuestión palestina y Moscú no puede, en ningún caso, aceptarlo.

Dicho esto, Rusia ha decidido equipar a Siria con armas sofisticadas, incluidos los S-300, para contrarrestar la estrategia norteamericano en Oriente Medio, lo que hizo reaccionar a Israel y EEUU. Washington ha amenazado a Moscú con nuevas sanciones, recuerda el artículo.

“Las armas pueden llevar a la victoria o, al menos, pueden garantizar la defensa y conducir a la paz. Los S-300 no traerán una victoria para Siria, pero pueden jugar un papel de escudo de defensa, obligando a Israel a detener sus agresiones. Un analista israelí escribió recientemente en Haaretz que esta es la primera vez que un país determina las fronteras de Israel.”

El analista de Al Quds al Arabi se refiere a continuación a un artículo suyo aparecido en 2006 en el mismo periódico y que trata sobre los misiles de Hezbolá:

“Escribí cómo había llegado Hezbolá, gracias a sus misiles, a cambiar el equilibrio de poder con Israel. En 2006, Hezbolá demostró que es capaz de alcanzar con sus misiles la mitad de Israel y, hoy, puede atacar todo el territorio y asegurarse de que los israelíes no tengan más remedio que vivir en refugios y escondites en él. Desde entonces, Israel todavía no se ha atrevido a llevar a cabo ninguna ofensiva contra el Líbano. Ahora, es la misma historia en el caso de Siria. Los S-300 rusos que se suministrarán al Ejército sirio llevarán a Israel a la paz. Si Tel Aviv decide alguna vez atacar a Siria, Rusia suministrará entonces S-400 a su aliado sirio”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.