Madrid, 23 oct (Sputnik).- La Comisión de Defensa del Congreso español rechazó este martes vetar la venta de armas a Arabia Saudí, como ya hicieron otros países como Alemania.

La iniciativa partía de las formaciones catalanas Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y el Partido Demócrata Europeo Catalán (PdCat), que tenían el apoyo de Podemos para promover la “suspensión de los contratos actuales con Arabia Saudí” y “denegar futuras autorizaciones”.

Sin embargo, el Partido Popular y el PSOE votaron en contra, a los que se sumaron la abstención de Ciudadanos y el Partido Nacionalista Vasco (PNV).

Estos partidos defendieron en la comisión que “un embargo en la venta de armas a Arabia Saudí supondría la cancelación del contrato para construir cinco corbetas en los astilleros de Navantia en Cádiz”, que están valoradas en casi 2000 millones de euros.

El debate sobre la exportación de armas volvió a la actualidad tras la polémica por el presunto asesinato del periodista saudí, Jamal Khashoggi, en el consulado de Arabia Saudí en Estambul.

El portavoz del PSOE en la Comisión, Antonio Gutiérrez Limones, alegó su voto contrario tras hacer un llamamiento a la “prudencia” y pidió esclarecer los hechos ocurridos en el consulado remitiéndose a la investigación sobre la muerte del periodista.

Además, el PSOE rechaza “la adopción de medidas unilaterales”, remitiéndose a un marco europeo.

La diputada del Partido Popular, María José García-Pelayo, lamentó la muerte de Khashoggi y afirmó que para su partido es “una prioridad absoluta el respeto a la legalidad internacional y los derechos humanos en todos los puntos del mundo”, por lo que puso como ejemplo que el Gobierno de Mariano Rajoy “denegó la exportación de material de defensa a países como Malí, Egipto, Ucrania o Venezuela”.

Sin embargo, en el caso de Arabia Saudí pidió tener “extrema responsabilidad” y hacer un “seguimiento del material cuando llegue a destino”, aunque recordó que los contratos con Riad “beneficiarían a muchas familias en Cádiz” por eso “su voto era contrario”.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Javier Cano, alegó que deben “respetarse los contratos firmados por seguridad jurídica”.

El alcalde de Cádiz, de Podemos, José María González, conocido por su posición de defender el contrato con Riad porque “garantiza puestos de trabajo” en su provincia, en esta ocasión defendió el embargo en la venta de armas, siempre que se complemente con “la búsqueda de un comprador alternativo para las corbetas”.

Si no se consigue un comprador alternativo, Podemos defiende que el Gobierno “invierta en la industria afectada por la carga de trabajo equivalente, orientando la fabricación a suplir carencias del ámbito civil o militar”. (Sputnik)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.