Conducir bajo efectos del tetrahidrocannabinol (THC), que es la principal sustancia psicoactiva de la marihuana, es una práctica cada vez más común en Estados Unidos. La tendencia es inquietante, pero tropieza con una creencia generalizada entre los consumidores de que su estado no influye en la conducción, evidenció un estudio que recogió este 26 de octubre Journal of Drug Policy Analysis.

Los autores, afiliados a la Universidad de Nueva York, estimaron que los estadounidenses pasan aproximadamente 15.000 millones de horas al año bajo la influencia del cannabis. La reciente legalización de la producción y venta de marihuana en algunos estados de EE.UU. ha contribuido enormemente a esta tendencia.

Mientras tanto, son inexactos los métodos científicos actuales para medir el deterioro mental cuando alguien ‘se coloca’ con la hierba, y no son eficaces como un test para detectar el alcohol u otras sustancias. Por lo tanto, indican los autores, se debe desalentar el conducir drogado, criminalizarlo y advertir sobre sus peligros y riesgos por medio de mensajes. Y también hace falta, indican, desarrollar una prueba de aliento eficaz para detectar el THC.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.