Rebeldes sirios junto a soldados estadounidenses desplegados en la base de Al-Tanf.

Los milicianos entrenados por EE.UU. en el sureste de Siria quieren abandonar la base de Al-Tanf ante el anuncio de retirada de Washington del país árabe.

Según lo informado el sábado por medios locales, el líder del grupo armado Maghawir Al-Zawra (Comandos de la Revolución, en árabe), Mohanad al-Talea, ha reclamado un “corredor seguro” por el que los milicianos bajo su mando y sus familiares puedan salir de la base de Al-Tanf para dirigirse al norte de Siria.

Esta facción armada, cobijada por la llamada coalición anti-EIIL (Daesh, en árabe) y entrenada por las fuerzas estadounidenses, opera en un radio de 55 kilómetros de la base de Al-Tanf, sita en el extremo suroriente de la provincia central de Homs.

El cabecilla sedicioso advirtió de posibles enfrentamientos directos con el Ejército de Siria y sus aliados en el desierto sirio, si la coalición deja de apoyar a las bandas armadas en el área. A su juicio, cualquier conflicto con las fuerzas sirias conllevaría “graves peligros” para sus hombres.

Entretanto, en un comunicado emitido el sábado, el grupo anunció que intentará alcanzar con las fuerzas occidentales y de la coalición “la mejor opción para todos”, mientras el presidente de EE.UU., Donald Trump, decidió retirar a los militares norteamericanos de Siria.

El área de A-Tanf está situada en un punto estratégico cerca de la frontera con Jordania e Irak. Por ahí cruza la carretera Bagdad-Damasco. Se trata del único punto en el sur de Siria donde EE.UU. tiene una limitada presencia militar, ya que el resto de los soldados norteamericanos están desplegados en regiones controladas por los kurdos en el noreste del país levantino.

Las autoridades sirias han condenado reiteradamente la presencia de las tropas occidentales en esta zona clave, argumentando que Washington trata de frenar el avance del Ejército sirio ante los terroristas de Daesh. De hecho, la coalición llegó a bombardear varias veces a las fuerzas sirias mientras combatían a los terroristas del EIIL.

Por otro lado, el Ministerio ruso de Defensa denunció que la base de Al-Tanf “se ha convertido en un agujero negro que se extiende 100 kilómetros en la frontera entre Siria y Jordania” y que Daesh, desde esta área, lanza “ataques sorpresa y atentados terroristas contra las tropas sirias y los civiles”.

Dejar respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.