Este 1 de mayo los sindicatos y “chalecos amarillos” protestaron en Francia, pero las manifestaciones han conocido la violencia y los enfrentamientos.

Cientos de miles de franceses han bajado a las calles de las ciudades en un 1 de mayo en el que los sindicatos han exigido un cambio de política al Gobierno del presidente Emmanuel Macron.

Los sindicatos de trabajadores y “chalecos amarillos” desfilaron juntos y denunciaron los ataques contra el derecho a manifestarse.

Pero los manifestantes no olvidan qué razones les han traído hasta las calles. Su preocupación por el desempleo, por la reforma de las pensiones, por los recortes de las prestaciones sociales, y por la desaparición de los servicios públicos.

Pero este 1 de mayo ha sido una jornada de gran tensión; más de 7500 policías desplegados en París (capital), vehículos blindados, cañones de agua, miles de registros preventivos y detenciones.

El Gobierno no logra controlar el descontento social como lo muestra el movimiento de los “chalecos amarillos” que han estado muy presentes en esta manifestación. El Ejecutivo no ha dado respuesta a las reivindicaciones de los ciudadanos y corre el riesgo de provocar una revuelta social.

Juan José Dorado, París.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.