Un agujero en WhatsApp permitió la instalación remota de un programa de espionaje desarrollado por una empresa israelí especializada, según The Financial Times

El fallo fue explotado por NSO Group, una empresa secreta israelí, que desarrolló su propia herramienta, Pegasus, para explotarla. NSO Group vende sus servicios principalmente a centrales de espionaje de Oriente Medio y Occidente.

La laguna permite espiar toda la actividad de un teléfono móvil con una simple llamada, incluso si la víctima no responde a ella.

Según Citizen Lab, un abogado de derechos humanos fue atacado por Pegasus el 12 de mayo. El programa permite localizar a su objetivo, leer sus mensajes y correos electrónicos y activar, subrepticiamente, el micrófono y la cámara del teléfono.

“NSO Group vende sus aplicaciones a gobiernos conocidos por sus repetidas violaciones de derechos humanos y les proporciona las herramientas para espiar a sus oponentes y críticos”, asegura Amnistía Internacional en una declaración fechada el 13 de mayo. “En agosto de 2018, un funcionario de Amnistía Internacional fue atacado por Pegasus, al igual que militantes y periodistas de Arabia saudí, México y Emiratos Árabes Unidos”.

La ONG anunció que presentaría una denuncia contra el Ministerio de Guerra israelí, la autoridad supervisora del Grupo NSO, “que ignoraba las montones de pruebas que vinculaban a NSO Group con los ataques contra los defensores de los derechos humanos […] Mientras se vendan productos como Pegasus sin un control efectivo, los derechos y la seguridad de los funcionarios, periodistas y disidentes de Amnistía Internacional en todo el mundo están en peligro. Varias asociaciones israelíes han presentado denuncias similares.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.