La Habana. – Surinam condenó ayer en esta capital el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba desde hace más de medio siglo, una política que busca destruir el proceso social iniciado en la isla caribeña en 1959.

Los cubanos se ganaron el respeto y el reconocimiento de la comunidad internacional a despecho de que tengan que superar de manera constaste los más diversos obstáculos, expresó el embajador de Surinam en la mayor de las Antillas, Marciano Edgar Armaketo.

En su condición de invitado en el XVIII Consejo Político de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos, Armaketo rechazó reciente activación del Título III de la ley estadounidense Helms-Burton.

Dicha norma, en vigor desde 1996, codificó el bloqueo contra Cuba y fortaleció su alcance extraterritorial y pretende internacionalizar dicha política por medio de medidas coercitivas contra terceros países, a fin de interrumpir sus relaciones de inversión y comerciales con Cuba y someter a esos Estados soberanos a la voluntad de la Casa Blanca.

Asimismo, busca anular el derecho soberano de un país a la nacionalización y expropiación de bienes de extranjeros y nacionales.

En cuanto al Título III de dicha ley plantea que los reclamantes de propiedades que fueron nacionalizadas o expropiadas en Cuba, incluyendo los que en ese momento no eran estadounidenses, deben ser protegidos y establece un grupo de normas para demandar ante tribunales de Estados Unidos.

Su objetivo es asfixiar económicamente a la Revolución Cubana y eliminar el socialismo, y de aplicarse cualquier cubano y cada comunidad del país verían cómo se presentan ante tribunales norteamericanos demandas por la propiedad de la vivienda que ocupan, el centro de trabajo donde laboran, la escuela a la que asisten sus hijos, el policlínico donde reciben atención médica y los terrenos sobre los que se edifican sus barrios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.