Sasha 28 años. Donetsk 2019. “Si la guerra no existe que venga Europa y me mire a la cara” Las palabras de Sasha al conocerlo y pedirle permiso para traer su cara a la Europa corresponsable del conflicto en el este de Ucrania, son sin duda una acusación de culpabilidad al silencio mediático de los medios occidentales . Sordo de un oído, medio ciego y con la cabeza aún llena de metralla, que no podrán extraerle nunca, trata de recuperarse en la pequeña habitación de un Hospital de Donetsk. La barbarie en el rostro de un joven de solo 28 años, es la cara del fascismo a las puertas de Europa, por que no tiene otro nombre. Y recordemos no es lo mismo enarbolar la bandera del fascismo que coger un fusil para defenderse contra ello. Aunque alguno se empeñen en eso de que los extremos se tocan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.