El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y el ministro de Justicia, Sergio Moro. 11 de junio 2019. Marcos Correa / AP

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, rompió el silencio este jueves y afirmó que la manera de actuar de su ministro de Justicia, Sergio Moro, como juez en la Operación Lava Jato, la mayor investigación anticorrupción del país, «no tiene precio«.

Se trata de las primeras declaraciones realizadas por el mandatario brasileño desde que el domingo pasado el medio de comunicación The Intercept Brasil publicase una serie de conversaciones entre fiscales de la operación Lava Jato y el exjuez Moro, que ponen en duda la investigación que, entre otras cosas, llevó al expresidente Luiz Inázio Lula da Silva a la cárcel.

En medio de la tormenta política generada por las filtraciones, Bolsonaro aseguró, tras finalizar un acto en el Palacio de Planalto, que «lo que él (Moro) hizo no tiene precio», y añadió que el titular de Justicia «mostró las vísceras del poder, la promiscuidad del poder en relación a la corrupción».

El mandatario también resaltó que Moro forma «parte de la historia de Brasil» y aseguró que las pruebas contra Lula «no fueron forjadas».

A pesar de tratarse de las primeras declaraciones públicas de Bolsonaro, el presidente ya dejó claro su apoyo a Moro al aparecer esta semana junto a él en un acto de la Marina y en un partido del Flamengo, en el estadio Mané Garrincha de Brasilia.

Las filtraciones

Los mensajes publicados el domingo indican una supuesta injerencia de Moro en acciones llevadas a cabo por el Ministerio Público Federal (MPF). Entre las filtraciones se han divulgado fragmentos de conversaciones de grupos de trabajo en la aplicación de mensajes Telegram que habrían sido intercambiados entre 2015 y 2018 e interceptados por una fuente anónima.

En esas conversaciones se habla abiertamente de evitar la llegada de nuevo al poder del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula da Silva y se aprecia la coordinación de Moro con los fiscales del caso –entre los que se encontraba Deltan Dallagnol– para encarcelar al expresidente, que actualmente cumple una condena de prisión de 8 años y 10 meses de cárcel.

Este jueves, nuevas revelaciones involucraron al juez del Tribunal Supremo Luiz Fux en las negociaciones mediante las que se habría armado —irregularmente— la causa que llevó al expresidente Lula a la cárcel y que impidió que fuera candidato en las elecciones de 2018.

Por el momento, los involucrados no han desmentido el contenido de los mensajes y han insistido en que solo se trata de diálogos «normales» en estos casos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.