Con respecto a que las autoridades surcoreanas anunciaron desarrollar en etapa crucial desde el día 11 el entrenamiento militar conjunto cambiando su nombre inicial «Tongmaeng 19-2» como «ejercicio combinado del puesto de mando Sudcorea-EE.UU para la segunda mitad», Kwon Jong Gun, director encargado de asuntos norteamericanos del Ministerio de Relaciones Exteriores de la RPDC, hizo pública hoy una nota de condena.

Sería una equivocación si piensan que la sustitución del título de simulacro podrá cambiar su carácter agresivo o hacerle a la RPDC pasarlo por alto, señala el texto y prosigue:

Lo insoslayable del caso es que en cuanto a las medidas normales de la RPDC para la modernización de armas convencionales, Chongwadae armó alborotos tales como convocar la «reunión urgente de ministros interesados» aunque no está en el tiempo de guerra.

Así ellos muestran los movimientos desasosegados en vez de sacar la lección del hecho de que fueron burlados por la gente por la impotencia de medir ni la distancia del tiro de demostración del poder ejecutado anteriormente por nuestro ejército.

Quizás esas acciones de Chongwadae fueran vistas por la «población surcoreana» como las del «responsable» por la seguridad nacional, pero para nosotros no son más que un ladrido del perro acobardado.

Hasta el presidente norteamericano reconoció prácticamente nuestro derecho de autodefensa perteneciente a un Estado soberano señalando que nuestra prueba de desarrollo de armas convencionales es la pequeña de misiles que hace cualquier país. Entonces, ¿quiénes son las autoridades surcoreanas para decir cosas absurdas como agravar la tensión militar y urgir el paro en cuento a la construcción de nuestras fuerzas armadas de autodefensa?

Para colmo, las autoridades surcoreanas nos critican cuando ellas mismas realizan abiertamente los ejercicios de guerra contra la RPDC, hecho que parte de la lógica de bandido.

Ellas cometen un gran error si están pensando que podrán salir sin dificultad del presente apuro mediante el cambio del título de su maniobra militar.

Les convendría darse cuenta de que si bien la RPDC acuda al diálogo a raíz de la corriente positiva, éste se abrirá no con el Sur de Corea sino con EE.UU.

Deberán pensar también que será difícil el contacto íntercoreano antes de que ellas paren totalmente los ejercicios militares de ese tipo cuyo enemigo conceptual es la RPDC o por lo menos, nos presente la excusa plausible o la explicación sincera.

Pasaremos sin falta la cuenta de ello y observaremos el proceder de las autoridades surcoreanas.

Si tratan de decir otros chismes para conservar el decoro por conducto del tipejo ridículo Jong Kyong Du, eso sería una estupidez igual a echar gasolina al fuego.

 

KCNA

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.