Cuatro millones de dólares por hora es el ritmo de crecimiento de la fortuna de los Walton, la dinastía familiar que controla la cadena de supermercados estadounidenses Wal-Mart y que ya está a la cabeza de la clasificación mundial de los multimillonarios, confeccionada por Forbes.

De los datos elaborados por Bloomberg sobre el exclusivo club de las 25 familias más ricas del mundo -entre ellas figura la italiana Ferrero, que se adjudica el último puesto con un fortuna de 30.000 millones de dólares- surge que los Walton se convirtieron en los más ricos al ritmo de 70.000 dólares por minuto, 4 millones de dólares por hora, 100 millones de dólares por día.

Siempre en base a los datos recogidos, Bloomberg calcula que las 25 familias más ricas del planeta tienen en sus manos 1 billón 400.000 millones de dólares, con un crecimiento del 24% respecto del año pasado.

Y así el clan de los 25 hipermillonarios acumulan unos 250.000 millones de dólares más de riqueza que hace un año.

En el caso de los Walton, el crecimiento fue de 39.000 millones de dólares, a cuota 191.000 millones, desde que en junio de 2018 se desplazó a la cima de la clasificación de las familias más ricas del mundo.

Pero otras dinastías estadounidenses marchan en niveles análogos como es el caso de la familia Mars, conocida por los snack dulces y barritas, que tuvo un crecimiento de 37.000 millones de dólares, elevando su fortuna a 127.000 millones de dólares. Hasta hoy, calcula Bloomberg, el 0,1% más rico de Estados Unidos tiene en su poder un nivel de riqueza tan grande como jamás se ha visto desde los tiempos de la Gran Depresión de 1929.

Pero no para todos los del clan de súper ricos el destino es color de rosa. La dinastía de industriales alemanes Quandt, por ejemplo, perdió ocho posiciones sufriendo las dificultades de BMW, mientras otras familias como Dassault, en Francia, la del imperio de los medios Hearst, en Estados Unidos, o aquella de los descendientes de la familia Lee en Asia salieron de la clasificación.

«Puede ser muy difícil preservar la riqueza a largo plazo», observó Rebecca Gooch de la empresa Campden Wealth, especialista en gestión para preservar los patrimonios familiares.

«Las actividades operativas conducidas familiarmente pueden pasar del boom al declive, el portafolio de las inversiones de una familia podría no ser diversificado o bien podría manifestar problemas con las transiciones generacionales», concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.