Imagen ilustrativa Wang Xin / Xinhua / www.globallookpress.com

Es poco lo que se conoce del núcleo de la Tierra y sus movimientos, pues existen muchas dificultades para la medición de sus movimientos y son pocos los estudios realizados sobre el tema.

Las dificultades se deben principalmente al hecho de que el núcleo interno de la Tierra cuenta con movimientos libres e independientes de los del resto del planeta, puesto que se encuentra dentro de un núcleo externo líquido, separado del manto y de la corteza por encima del mismo. La hipótesis de la súper rotación sugiere que el núcleo interno del planeta gira a una velocidad diferente a la de la Tierra, y durante décadas científicos han intentado medirla.

Ahora, gracias a John Vidale, un sismólogo de la Universidad del Sur de California, se ha obtenido una nueva estimación acerca de la tasa de súper rotación del núcleo. Vidale ha publicado recientemente un estudio en la revista científica Geophysical Research Letters, según el cual el núcleo interno giró 0,07 grados más que el resto del planeta cada año entre 1971 y 1974. Durante este período, ocurrieron dos detonaciones nucleares realizadas por la Unión Soviética en el archipiélago de Novaya Zemlya, en el norte de Rusia, que fueron registradas por la Red sismográfica de detección nuclear (LASA, por sus siglas en inglés), con sede en Montana. Vidale utilizó esos datos.

En el año 2000, el especialista ya había formado parte de un equipo que analizó los datos de las ondas sísmicas retro dispersadas que fueron detectadas en dichas detonaciones nucleares. Entonces, el equipo calculó que la tasa de súper rotación durante el período mencionado fue de 0,15 grados al año.

En el estudio más reciente de Vidale se han observado análisis previos de las explosiones y se han usado las correcciones precisas de la estación y del sistema LASA, de modo que la estimación de la tasa de rotación fue reducida a la mitad, es decir de 0,15 a 0,07. «Nuestra tasa de súper-rotación del núcleo interno derivada de 0,07 grados por año de 1971 a 1974 es más robusta y más lenta que la mayoría de las estimaciones anteriores, y puede requerir reinterpretaciones interesantes de señales localizadas, previamente interpretadas como rotación del núcleo interno», señala el estudio.

National Geographic explica que si la velocidad estimada en el estudio de 0,07 grados por año es correcta, significaría que si alguien estuvo parado en un lugar de la línea ecuatorial durante todo un año, la parte del núcleo interno que estaba debajo de esa persona terminaría en otro lugar a unos 7,7 kilómetros de distancia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.