El ministro de Interior en funciones, Fernando Grande Marlaska, señaló ayer que es un hecho «objetivo» la presencia de infiltrados que «buscan tener un protagonismo». El encubridor de torturadores ha citado a los chalecos amarillos o a black bloc », a anarquistas, radicales…

Para Grande Marlaska radicales son los reivindican un mundo nuevo donde todos y todas podamos vivir en igualdad de condiciones; en cambio, los que este fin de semana acuden a Biarritz (norte de Euskal Herria) para concretar cómo facilitar las ingentes ganancias de las élites de siempre en detrimento de la inmensa mayoría de la población mundial, son Hermanitas de la Caridad.

«Estamos preparados para garantizar los derechos de los ciudadanos», dijo quien fuera señalado por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, mintiendo por enésima vez.

Y es que los derechos de la ciudadanía es que estos puedan llevar a cabo su vida normal en las localidades y ciudades donde habitan, cosa que estos días no van a poder hacer porque siete despreciables individuos que gestionan los destinos del mundo necesitan ser blindados por una policía que se paga con dinero público y que trabaja única y exclusivamente para los agentes del gran capital.

Dependientes del Estado español serán 4.000 ertzainas los que movilizará el Gobierno de la Comunidad Autónoma Vasca (CAV) a los que sumarán los 2.810 efectivos entre guardias civiles y policías nacionales.

Sobra decir que, por su parte, el Estado francés también ha movilizado tremenda cantidad de fuerza represiva en Biarritz y sus alrededores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.