Fuente: Reuters

Rusia pone en servicio el primer reactor nuclear flotante, el cual zarpa hacia el Ártico en un viaje de 5000 kilómetros, 23 de agosto de 2019.

El diseño y construcción de la planta cuyo nombre oficial es Académico Lomonósov, ha durado una década y su periplo se inició en abril de 2018, cuando salió a remolque de San Petersburgo rumbo a Múrmansk.

El navío tiene 140 metros de largo y 30 de alto y permite albergar a 342 personas, 80 de forma permanente y el resto en turnos rotatorios de mes y medio. Cuenta también con un gimnasio y una piscina.

El Gobierno ruso ha garantizado que el Académico Lomonósov no puede hundirse en ninguna circunstancia —ni siquiera en caso de desastre natural— y que incorpora enseñanzas del desastre de 2011 en Fukushima (Japón).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.