jueves, septiembre 24, 2020
Enlace externo

El Hubble capta una nebulosa planetaria que representa el posible futuro de nuestro propio sistema solar.

Una nebulosa planetaria es la etapa final de una estrella similar al Sol, que al final de su vida, se transformará en un gigante rojo, explican los científicos.

Noticias populares

Una segunda cobaya humana que participaba en el experimento de la vacuna sufre graves efectos secundarios

La multinacional farmacéutica AstraZeneca, que desarrolla una vacuna contra el coronavirus con la marca comercial de la Universidad de...

«Un ejercicio de esterilización masiva»: médicos de Kenia encuentran un agente antifertilidad en la vacuna antitetánica de la ONU

Los obispos católicos de Kenia acusan a dos organizaciones de las Naciones Unidas de esterilizar a millones de niñas...

Vídeo: Convoy ruso se dirige hacia zona ocupada por EEUU en Siria

Conforme informaron el lunes medios locales, una caravana militar rusa se dirige hacia una zona en el noreste de...

La NASA publicó el pasado viernes una imagen captada por el telescopio espacial Hubble de la nebulosa planetaria NGC 5307 en la constelación Centaurus, a una distancia de aproximadamente 10.000 años luz de la Tierra.

Según explican los astrónomos, una nebulosa planetaria es la etapa final de una estrella similar al Sol, que al final de su vida, se transformará en un gigante rojo. En este sentido, los expertos explican que las nebulosas planetarias nos proporcionan la oportunidad de vislumbrar el posible futuro de nuestro propio sistema solar.

Las estrellas son sostenidas por la fusión nuclear que ocurre en su núcleo, que crea energía. Los procesos de fusión nuclear constantemente intentan destrozar la estrella y solo la gravedad de esta evita que eso suceda.

Al final de la etapa de la nebulosa planetaria estas fuerzas se desequilibran y el núcleo de la estrella se derrumba sobre sí mismo, sin suficiente energía creada por la fusión. Mientras tanto las capas superficiales son expulsadas.

La imagen recién publicada, por su parte, muestra lo que queda de la estrella: las capas exteriores brillantes que rodean a una enana blanca, que son los restos del núcleo de la estrella gigante roja.

Sin embargo, este no es el final de la evolución de esta estrella, afirman los científicos. Esas capas externas todavía se están moviendo y enfriando y solo en unos pocos miles de años se habrán disipado, dejando solo una enana blanca tenuemente brillante.

Fuente: RT

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Por: Níkolas Stolpkin "La naturaleza humana no es una máquina que se construye según un modelo y dispuesta a hacer exactamente el trabajo que le sea...

Le puede interesar: