Militares sirios enarbolan la bandera nacional en una localidad liberada en el norte del país.

El canciller ruso, Serguéi Lavrov, da por “terminado” el conflicto en Siria, aunque subraya la necesidad de un arreglo duradero de la crisis en el país árabe.

“La guerra en Siria realmente ha terminado. El país está volviendo gradualmente a una vida normal y pacífica”, ha indicado el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia en una entrevista publicada este viernes por el rotativo local Trud.

Refiriéndose a la situación sobre el terreno en Siria, Lavrov ha indicado que los focos de tensión aislados solo permanecen en territorios no controlados por Damasco, como la provincia noroccidental de Idlib y la orilla oriental del río Éufrates.

De acuerdo con el máximo diplomático ruso, ahora abundan las tareas para ofrecer ayuda humanitaria al país levantino y para “avanzar en el proceso político para resolver la crisis y lograr una estabilización confiable y a largo plazo en este país, así como en la región de Oriente Medio en su conjunto”.

Moscú, ha agregado, sostiene que la formación de un comité dedicado a diseñar la reforma constitucional será un paso importante en el proceso de paz que llevan a cabo los propios sirios bajo la égida de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

“De hecho, su convención permitirá a las partes sirias, el Gobierno y la oposición armada patrocinada desde el extranjero, comenzar por primera vez un diálogo directo sobre el futuro de su país”, ha resaltado.

Lavrov ha añadido que desde Rusia se han tomado algunas medidas para “respaldar los esfuerzos del Gobierno sirio en su lucha contra los terroristas, que aún permanecen en regiones en Idlib, y promover cuestiones relacionadas con la asistencia humanitaria y la facilitación del proceso político en el contexto de formación del comité constitucional”.

El titular ruso ha aprovechado también la ocasión para censurar las sanciones económicas impuestas por EE.UU. y la Unión Europea (UE), tachando las medidas de “totalmente contraproducentes”.

Siria vive desde el año 2011 un conflicto armado provocado por bandas armadas y terroristas —apoyadas por EE.UU. y ciertos países de la región— que llegaron a ocupar buena parte del territorio. Sin embargo, Damasco, con el apoyo de sus aliados, como Irán y Rusia, ha logrado liberar de terroristas el 80 % del territorio, según anunció a finales de julio el canciller sirio, Walid al-Moalem.

En la actualidad, el Gobierno ha pasado a primer plano la normalización política, la restauración de Siria y el regreso de los refugiados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.