El canciller de la República Bolivariana de Venezuela, Jorge Arreaza, reiteró el rechazo del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal) a las medidas coercitivas unilaterales e ilegales que violan los derechos humanos y que tras la fachada de «sanciones» buscan la desestabilización de los sistemas políticos.

Tal señalamiento lo hizo este jueves en nombre del Mnoal durante su discurso de apertura del Panel Bienal sobre las Medidas Coercitivas Unilaterales y los Derechos Humanos que se realiza en Ginebra, Suiza, como parte de las actividades de la 42ª sesión del Consejo de Derechos Humanos.

Señaló que el movimiento tiene el objetivo de impulsar la discusión preparatoria para la declaración de la ONU sobre el impacto negativo de las llamadas sanciones en los derechos humanos y el desarrollo.

«Vivimos un momento histórico difícil para el multilateralismo, preocupan las políticas aplicadas por algunas potencias que pretenden bajo la práctica del unilateralismo el cerco diplomático, el bloqueo a las economías e incluso la amenaza del uso de la fuerza, vulnerar la soberanía e independencia política de varios Estados», denunció.

Recalcó que las medidas coercitivas son impuestas a países que luchan por su desarrollo, y afectan a los grupos más vulnerables, promueven la destrucción de sus sistemas productivos y producen muerte, hambre, desigualdad y pobreza, por tal razón «apoya a los Estados afectados y exige que se les indemnice por los daños ocasionados».

Aprovechó la oportunidad para exigir el levantamiento de las medidas coercitivas unilaterales contra Venezuela, la devolución de empresas, activos, dinero, que le han sido robados al pueblo venezolano, así como el cese del bloqueo comercial y financiero.

Resaltó que el Mnoal, formado por 120 países y presidido por Venezuela hasta 2019, rechaza el uso de la fuerza, llama a preservar el multilateralismo y a fortalecer la cooperación internacional a fin de enfrentar los negativos efectos de las medidas, también a trabajar mancomunadamente en promover el respeto a la soberanía e integridad territorial.

«La paz, el desarrollo integral, la justicia social y el Estado de derecho están amenazados por esta visión supremacista que pretende dividir al mundo entre amos y esclavos», expresó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.