Cuba muestra avances en el diagnóstico y tratamiento del Linfoma.

El diagnóstico y tratamiento del Linfoma en Cuba ha tenido avances considerables en los últimos años, no obstante, queda aún mucho camino por recorrer, especialmente en el conocimiento que existe entre la población, de manera que le permita reconocer los síntomas para lograr un diagnóstico precoz

70

El diagnóstico y tratamiento del Linfoma en Cuba ha tenido avances considerables en los últimos años, que han permitido una mejor supervivencia global y sobrevida libre de enfermedad.

Entre estos logros, explica a Granma Consuelo Macías, doctora en Ciencias Médicas y directora del Instituto de Hematología e Inmunología (IHI), se encuentran la introducción de nuevos medicamentos como el Rituximab, Obinutuzumab, y Polatozumab Vedotin (anticuerpo monoclonal).

Otros resultados positivos en el país son el trasplante autólogo como tratamiento curativo y la realización de ensayos clínicos en el uso de biomoléculas novedosas para el tratamiento de esta enfermedad, los cuales se han llevado a cabo en el IHI, el Instituto de Oncología y Radiobiología y el hospital Hermanos Ameijeiras, además del hospital Gustavo Aldereguía, de Cienfuegos, todo en colaboración con centros de BioCubaFarma, el Centro Nacional Coordinador de Ensayos Clínicos (Cencec) y el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (Cecmed).

No obstante, queda aún mucho camino por recorrer, especialmente en el conocimiento que existe entre la población, de manera que le permita reconocer los síntomas para lograr un diagnóstico precoz.

Precisamente esa necesidad es la que ha motivado que cada 15 de septiembre se celebre el Día Mundial del Linfoma, una iniciativa de la Lymphoma Coalition que Cuba ha abrazado, y que busca desarrollar actividades que permitan extender los saberes sobre este padecimiento.

«Diagnosticar un linfoma en sus comienzos puede ser difícil, ya que sus síntomas, como cansancio, fiebre e inflamación de los ganglios linfáticos, se pueden confundir fácilmente con enfermedades comunes como gripe o mononucleosis infecciosa», precisa Consuelo Macías, quien añade que si los linfomas no son tratados a tiempo, algunos tipos pueden tener consecuencias fatales en un plazo de seis meses.

Por tanto, las acciones de capacitación de la reciente Jornada por el Día Mundial del Linfoma, cuyo centro fue el Instituto de Hematología e Inmunología, tuvo su foco también en el intercambio entre especialistas.

Hematólogos de La Habana participaron en esta ocasión en un taller sobre el manejo y administración de la biomolécula Polatozumab Vedotin, para dar inicio al uso compasivo en enfermos con Linfoma No Hodgkin de células difusas grandes B.

Igualmente, se socializaron los resultados científicos de la caracterización clínico epidemiológica en enfermos, niños y adultos, con Linfoma de Hodgkin, realizada en pacientes del IHI.

Otras instituciones de salud, como el Instituto de Oncología y Radiobiología y el hospital Hermanos Ameijeiras, donde igualmente se presta atención especializada de alto nivel, desarrollaron actividades destinadas tanto a la población como a la comunidad médica.

En Cuba cada año se diagnostican aproximadamente más de 1 100 enfermos de Linfoma –siendo más frecuente en hombres que en mujeres– con una mortalidad aproximada de un 3 % anual.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.