Y ahora, los puertos.

72

Francia, otra vez. La vanguardia de la lucha de clases. Ni India, con sus 250 millones de huelguistas la semana pasada, llega al nivel de Francia. Aquí es donde se está jugando nuestro futuro. Si los trabajadores resisten, y ganan, nada será igual; si pierden, será la muerte definitiva de los derechos sociales y laborales conseguidos hace más de 70 años. Ya casi se han perdido en todo el mundo, menos en Francia. Por eso se lucha y son ya 39 días ininterrumpidos de movilizaciones, con mucha, pero que mucha gente de huelga.

Una huelga que ahora llega a los puertos. Si hace una semana fueron las refinerías, desde hoy y hasta el jueves los puertos están en huelga. Como siempre, hay una vanguardia y ha sido el puerto de Saint-Nazarie el que ha visto cómo los huelguistas decidieron adelantarse a la convocatoria sindical el viernes y el puerto lleva bloqueado desde entonces. Como resultado de ello, ya ha habido dos petroleros que se han visto obligados a mantenerse en alta mar puesto que no han podido atracar en el puerto.

No ha sido el único, en Le Havre no salió ningún barco aunque no se bloqueó el acceso al puerto industrial. En Nantes la paralización ha sido total. En Marsella los huelguistas han bloqueado el puerto totalmente, así como los accesos por carretera para impedir la llegada de camiones al área de carga.

La huelga es masiva en Calais, Cherburgo, Saint-Malo, Lorient, Bastia, Ajaccio…

La Federación Nacional de Puertos y Muelles de la CGT ha denominado a estos tres días de huelga como «puertos muertos». Y este primer día lo ha logrado. Y eso ha hecho salir de sus cuevas a los empresarios del transporte, que han pedido al gobierno el desbloqueo de los puertos porque «no pueden soportar el impacto económico de la huelga» dado que hay «cientos de camiones y conductores inmovilizados en los puertos debido a la falta de bienes». Y lo consideran, además, «un sabotaje de la economía portuaria en general y del transporte por carretera en particular». Y también a los armadores, que consideran «dramático» lo que está pasando porque desde que han comenzado las movilizaciones, en estos 39 días, han tenido un 40% menos de escalas en los puertos porque los barcos se están yendo hacia Amberes (Bélgica).

El gobierno francés está comenzando a estar contra las cuerdas, por eso retira la pretensión de aumentar la edad de jubilación de 62 a 64 años (una medida que «congela» hasta 2027) con la pretensión de que los sindicatos amarillos, como estaba anunciado, inicien negociaciones y se avengan a pactar cualquier cosa.

Bruselas cada vez está más impaciente, el gobierno francés también, y los empresarios no digamos. Los medios de propaganda de la burguesía se han puesto de acuerdo en entrevistar a empresarios este fin de semana y el discurso es unánime: «esto tiene que terminar». Y se anima a los sindicatos amarillos a pactar.

Es evidente la creciente impaciencia de todos estos ante la movilización social. Es evidente que la fuerza de gravedad no está en las burocracias sindicales, ni siquiera en la CGT, sino en las asambleas de trabajadores. Es evidente que hay voluntad de continuar hacia adelante.

El Lince

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.