El telescopio Hubble capta el “cadáver gaseoso en expansión” de una supernova cerca de nuestra galaxia (VIDEO)

Publicado:

La estrella formaba parte de la Pequeña Nube de Magallanes y ahora sus corrientes de gas se mueven a una velocidad de 3,2 millones de km/h.

Noticias populares

Activos soberanos como garantía de compra: las insólitas exigencias que Pfizer habría puesto a los Gobiernos de América Latina para venderles vacunas

La farmacéutica estadounidense habría pedido eximirse de responsabilidades ante posibles resultados adversos en el uso de los fármacos, según una investigación periodística realizada por The Bureau of Investigative Journalism y Ojo Público.

Los inmunizados con la vacuna Sputnik V pueden ser donantes de anticuerpos

Las personas vacunadas con la Sputnik V pueden ser donantes de anticuerpos contra el coronavirus, declaró este viernes Alexandr...

Los abusos de poder de la policía española

Los abusos de poder policiales no son una realidad ajena a España, de hecho, son más habituales de lo que popularmente se cree.

Un equipo internacional de astrónomos ha determinado el momento y el lugar en que ocurrió la explosión de una estrella cercana a nuestra galaxia, dejando un “cadáver gaseoso en expansión”, comunica la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés).

Valiéndose de imágenes de archivo tomadas por el telescopio espacial Hubble de la NASA/ESA, los investigadores estiman que la explosión ocurrió hace 1.700 años y que esa estrella formaba parte de la Pequeña Nube de Magallanes, una galaxia satélite de nuestra Vía Láctea ubicada a unos 200.000 años luz de distancia.

Tras el estallido, la estrella dejó restos gaseosos en expansión, un remanente de supernova conocido como ‘1E 0102.2-7219‘. Los astronautas calculan que la luz de la explosión llegó a la Tierra durante el declive del Imperio romano, pero solo habría sido visible para los habitantes del hemisferio sur y no existen registros conocidos sobre ese evento cósmico.

Las corrientes de gas del 1E 0102.2-7219 se mueven a diferentes velocidades y direcciones desde el lugar de la explosión de la supernova. En la fotografía que ilustra el artículo, las corrientes que se dirigen hacia la Tierra tienen una tonalidad azul, mientras que las de color rojizo se desplazan en dirección contraria. Esas corrientes gaseosas se mueven a una velocidad de 3,2 millones de kilómetros por hora. A esa velocidad se podría hacer un viaje de ida y vuelta a la Luna en 15 minutos, señala la ESA.

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

Le puede interesar: