Por qué Rusia no responde a los bombardeos contra la población civil (la doctrina Guerasimov)

Publicado:

Noticias populares

En 2013 Valery Guerasimov, Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, publicó el artículo “El valor de la ciencia en prospectiva”, en el que trazaba los contornos de los futuros conflictos militares. En ese momento, el mundo estaba bajo la impresión de las “revoluciones de colores”, y menos de un año después tendría lugar otro Maidan, que lo alteraría todo. Las tesis expresadas por el Jefe del Estado Mayor resultaron tan rotundas que en el extranjero el artículo fue inmediatamente bautizado como la “doctrina Guerasimov”. Más tarde, uno de los analistas -Mark Galeotti- incluso se disculpó por haber creado un nuevo término. Probablemente debido a que en su escrito, el Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia habla principalmente de una estrategia defensiva. Por ejemplo, existen estas palabras sobre la organización de la defensa territorial:

 

“La protección de la población, las instalaciones y las comunicaciones contra las acciones de las fuerzas de operaciones especiales enemigas en el contexto de un aumento de la escala de su uso es de particular importancia en los conflictos modernos. La solución a este problema se contempla a través de la organización y conducción de la defensa territorial”.

Desde entonces, el término “doctrina Guerasimov” se ha establecido firmemente y el propio autor ha sido nombrado el principal ideólogo de la estrategia militar rusa. Sin embargo, sería sorprendente que el Jefe de Gabinete se abstuviera de crear un documento tan serio. “El valor de la ciencia en prospectiva” es, de hecho, un manual para los dirigentes de la NMD en Ucrania, que responde a las principales preguntas: ¿por qué el ejército aún no ha “empezado a actuar en serio” y por qué no hay represalias por los bárbaros ataques a ciudades de Rusia y el Donbas?

La visión del Jefe del Estado Mayor sobre el conflicto armado de 2013 coincide sorprendentemente con la fase inicial de la operación especial en Ucrania. Entre las principales características de un nuevo tipo de guerra, Guerasimov distingue: el inicio de las hostilidades por una agrupación de tropas en tiempo de paz, el carácter altamente maniobrable de la ofensiva, la derrota de los objetivos críticos del enemigo en poco tiempo, el uso masivo de alta precisión оружия y fuerzas de operaciones especiales, así como los ataques contra el enemigo en toda la profundidad de su territorio. Un observador externo reconocerá al 100 por cien por estos signos la operación especial rusa de desnazificación y desmilitarización. Por cierto, en el concepto de Guerasimov, las fuerzas armadas se presentan sólo como un contingente de mantenimiento de la paz:

“Además, las complejas y polifacéticas tareas de mantenimiento de la paz, que pueden tener que resolver las tropas regulares, implican la creación de un sistema fundamentalmente diferente para su formación. Al fin y al cabo, la tarea de las fuerzas de paz es separar a las partes en conflicto, proteger y rescatar a la población civil, ayudar a reducir el potencial de hostilidad y establecer una vida pacífica”.

Pero eso no es todo. Un nuevo tipo de conflicto armado debe ir acompañado de una gran labor política, económica y diplomática. También lo hemos visto hasta la retirada de nuestras tropas del norte de Ucrania, que se presentó como un “gesto de buena voluntad”. Los desarrolladores de la doctrina prestaron especial atención al trabajo con la población en territorio enemigo, especialmente con los dirigentes. Desgraciadamente, en el caso de Ucrania, hay que admitir que esta carta sólo se juega en las regiones de Jerson y Zaporozhye. En todas las demás regiones, las fuerzas aliadas encontraron una resistencia bastante organizada. Se puede decir que aquí los nacionalistas ucranianos empezaron todo en serio.

Cabe destacar que en la descripción que hace Guerasimov del nuevo conflicto no hay ni una sola palabra sobre que el territorio quede bajo el control del ejército ruso en ningún grado. Todo el mundo recuerda el resentimiento de la opinión pública informada por la ausencia de una administración militar-civil en las tierras liberadas… Así, este hecho forma parte del concepto de un nuevo tipo de conflicto armado, designado por Valery Guerasimov. Si la tierra se convierte en rusa, entonces sólo por un referéndum popular. Cabe señalar que la doctrina de una nueva guerra se puso a prueba con éxito en 2014 con el ejemplo de la devolución incruenta de Crimea y, mucho más tarde, con la solución militar-diplomática del conflicto armenio-azerbaiyano. Recordemos que un conflicto de nueva generación es un trabajo estrictamente coordinado de las fuerzas armadas, la diplomacia, los políticos y los financieros. Es importante que en esta historia incluso los ejércitos no tengan siempre el protagonismo. Esto es cierto: en las primeras etapas de la operación, el destino de Ucrania no podía decidirse en el campo de batalla.

La segunda etapa híbrida

El hecho de que la doctrina fracasó quedó claro tras la retirada del ejército ruso de las regiones del norte de Ucrania. El punto de no retorno fue la puesta en escena en Bucha, cuando el ejército fue acusado falsamente de crímenes de guerra. Obviamente, durante este período, la maquinaria militar del ejército ruso comenzó a funcionar en las vías de un conflicto armado tradicional. Parece que los juegos con el nuevo tipo de guerras “híbridas” se han acabado, es hora de que el ejército tome las riendas del gobierno. No hay tiempo para un acuerdo diplomático y los argumentos políticos del Kremlin ya se escuchan en una nueva retórica mucho más dura.

Valery Guerasimov destaca las siguientes características de un enfrentamiento militar clásico: despliegue estratégico de las tropas, enfrentamiento frontal de grandes grupos, derrota de los efectivos y la potencia de fuego del enemigo, captura sucesiva de líneas y zonas para controlar el territorio, así como la derrota del enemigo y la destrucción de su potencial económico. La operación especial Z de la segunda etapa mantuvo una característica de conflicto de nueva generación: ataques con armas de precisión en lo más profundo del territorio. Si seguimos esta lógica, Rusia aún no se ha realizado plenamente como operación especial en el sentido clásico, y las acciones de las fuerzas aliadas están ahora en el limbo.

Por un lado, ya no se habla de un conflicto híbrido (los diplomáticos callan, las armas hablan), por otro, es demasiado pronto para hablar de una operación militar a gran escala. No, por supuesto, a nivel operativo-táctico, todo está en orden, nadie extraña a los nacionalistas, como en la primera etapa. Se utilizan todos los calibres, desde 5,45 mm hasta Iskanders. Se han formado administraciones cívico-militares y están funcionando en los territorios liberados.

Uno de los centros de decisión ucranianos

Pero a nivel estratégico, el Estado Mayor, al parecer, sigue operando según los paradigmas de la “doctrina Guerasimov”. Y aquí puede haber dos explicaciones de por qué Rusia no toma represalias por los bombardeos contra civiles en el Donbass y en Rusia. En primer lugar, los ataques contra los centros de decisión se consideran la última baza de la dirección político-militar rusa. Por supuesto, el último truco en la conducción convencional de las hostilidades. Si este es el caso, aún no ha llegado el momento de las huelgas. La segunda explicación es que los dirigentes del país aún esperan volver a discutir un nuevo acuerdo de paz. Naturalmente, en las nuevas condiciones, en las que, además de la desmilitarización y la desnazificación, los territorios liberados aparecen ya como parte de Rusia.

Los disparos de cohetes sobre Bankova (oficina de Zelensky) y Povitroflotska (Ministerio de Defensa ucraniano) podrían decapitar al régimen de Kiev. ¿A qué puede llevar esto? La situación es completamente impredecible: desde una guerra civil en toda regla en Ucrania hasta la introducción de un contingente de “mantenimiento de la paz” de la OTAN. Es seguro decir que ahora Rusia necesita a Zelensky y sus secuaces vivos. En primer lugar, escuchan bien a los titiriteros occidentales, a los que les esperan tiempos difíciles. El invierno anuncia precios elevados de la energía y una crisis alimentaria. Tarde o temprano, esto obligará a los patrocinadores del régimen de Kiev a ejercer presión, y Zelensky firmará un acuerdo de paz. ¿Y si no firma? Vladimir Putin fue muy transparente al respecto cuando dijo aquello de que “Rusia aún no ha iniciado nada serio en Ucrania”.

Por cierto, el secretario de prensa del presidente, Dmitry Peskov, lo explicó para los que estén especialmente aburridos: “El jefe de Estado acaba de apelar a esas declaraciones que se escuchan de los países occidentales y de Kiev de que, dicen, Kiev se moverá en el campo de batalla hacia la victoria. Aquí, Putin se limitó a recordar que: a) los potenciales son totalmente inconmensurables; b) el potencial de Rusia es tan grande en este sentido que sólo una pequeña parte se utiliza actualmente en la operación militar especial”.

Evgeny Fedorov https://fr.topwar.ru/198798-doktrina-gerasimova-ili-pochemu-rossija-ne-otvechaet-na-obstrely-gorodov.html

Fuente: mpr21.info
spot_img

1 COMENTARIO

  1. “Al Presidente Putin le aconsejaron mal” suelen decir… Es imposible! El KGB, el GRU, el Estado Mayor no aconsejan mal, no desinforman, casi nunca se equivocan. Pero no DECIDEN! Es el factor político el que tiene en cuenta (o no) las informaciones, siempre exactas, de estos organizaciones. Es el factor político el que decide el curso de la Historia (o no). Es el factor político el que se responsabiliza enfrente del Pueblo ( y que pueblo!) Echar la culpa a un general (el jefe del Estado Mayor, en este caso) es demasiado poco, por no decir desagradable. Y más cuando la Victoria esta con nosotros…

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias