En Euskadi el idealismo histórico es una lacra

En Euskadi el idealismo histórico es una lacra

Juan Manuel Olarieta. - El artículo de Juanjo González sobre un tópico tan manoseado en Euskadi, como lo del “marco autónomo de lucha de clases”, que está en boca de casi todos, es un ejercicio de idealismo histórico que en muy pocas líneas compendia la mayor parte de las lacras que padecen algunos colectivos, cuya nota común es que confunden lo que hay con lo que les gustaría, con sus aspiraciones, sus deseos y sus anhelos.

El artículo de Juanjo González sobre un tópico tan manoseado en Euskadi, como lo del “marco autónomo de lucha de clases”, que está en boca de casi todos, es un ejercicio de idealismo histórico que en muy pocas líneas compendia la mayor parte de las lacras que padecen algunos colectivos, cuya nota común es que confunden lo que hay con lo que les gustaría, con sus aspiraciones, sus deseos y sus anhelos.

Un pueblo que no conoce su pasado no puede construir ningún futuro y en pocos sitios como en Euskadi hay esa afición a buscar en la historia aquello que a algunos les gustaría encontrar, retorciendo los hechos más evidentes hasta convertirlos en una caricatura de sí mismos.

En el artículo que comento no queda claro si a la burguesía (calificada como vasca o vasco-española) no le interesaba el famoso “marco autónomo de lucha” o lo que no le interesaba era, simplemente, la lucha. Pero sobre todo, queda mucho menos claro si, independientemente de sus intereses, de lo que a la burguesía le gustara, había o no algo parecido a un “marco autónomo” de algo que tiene muchas definiciones y ninguna coincide porque nadie sabe lo que es.

La explicación de ello está en el propio relato, en donde se alude a la lucha de clases pero no a las clases mismas, lo que se evidencia en otro de esos tópicos que circulan por Euskadi, el de “pueblo trabajador vasco”, que suplanta al de “clase obrera”, que es el único científico, al menos para quienes consideran que la lucha de clases el el motor de la historia.

Por el contrario, el autor se desliza por otros derroteros muy distintos, en donde el denominado “pueblo trabajador vasco” es el único sujeto que puede llevar adelante la liberación (nacional y social, dice) de Euskal Herria. Son dos puntos de vista que corresponden a dos clases distintas. El de González es el propio del idealismo burgués, el del individualismo y el subjetivismo que se puede convertir en fuerza objetiva, la materialización de los anhelos y deseos más recónditos, los sueños de todo un pueblo hechos realidad.

Al otro lado está el punto de vista de esos “desconsiderados” que no tienen en cuenta ese “factor subjetivo” y hablan en el idioma de otra clase social, de fuerzas sociales y, en casos como el de Euskadi, de naciones y de movimientos de liberación nacional. Dado que esos “desconsiderados” son materialistas, le dan la vuelta al idealismo histórico de González al asegurar que el “factor subjetivo” es un reflejo del anterior.

La consecuencia de ello es que, como bien dice el artículo, “nuestra fuerza de hoy se nutre del ayer”, a lo cual hay que añadir que a nuestra falta de fuerza le pasa lo mismo. También se nutre del ayer. Si el movimiento de liberación nacional en Euskadi quiere ser fuerte, si quiere tener futuro, deberá conocer muy bien ese ayer, sus puntos fuertes y sus debilidades. Por lo demás, no se trata de algo privativo de ninguna nación oprimida, sino que es algo imprescindible para cualquier tipo de movimiento revolucionario.

Pues bien, el idealismo histórico no es otra cosa que una falsificación del pasado que condena a cualquier movimiento, incluido el de liberación nacional, a un callejón sin salida.

(*) odiodeclase.blogspot.com o diario-octubre.com

Fuente

(Leído 41 veces, 2 veces hoy)
Octubre
Octubre
ADMINISTRATOR
PERFIL

Deje su comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada, los campos obligatorios están marcados *

Cancelar respuesta

Últimas noticias

(Leído 41 veces, 2 veces hoy)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR