Compartir

Desde que asumió la presidencia en diciembre de 2015, Mauricio Macri ha establecido nuevas tarifas de gas, electricidad, agua, transporte público, que han golpeado fuertemente el bolsillo de la mayoría de los argentinos.

El lunes el Gobierno argentino anunció nuevos aumentos al combustible. Esta vez se incrementará a un 0,6 por ciento, mientras que el gasoil bajará 1,8 por ciento. Ya a inicios de año lo había hecho a un ocho por ciento, se espera que este nuevo aumento se vea reflejado en los surtidores de combustible.

Este es uno de los tantos ajustes o tarifazos que el presidente Macri ha aplicado en la Argentina en poco más de un año de gobierno.

El incremento de las tarifas de electricidad, gas, transporte público, agua, han resultado medidas que afectan en sobremanera el bolsillo de las clases más vulnerables en ese país suramericano, influyendo en el incremento de la pobreza y la desigualdad social. A esta situación se suma la ola de despidos ejecutados desde la llegada al poder del macrismo.

Tarifazos en la electricidad

El gobierno de Macri, que asumió el poder en diciembre de 2015, oficializó justo en enero de 2016, nuevas tarifas del servicio eléctrico y gas, que incluía su aumento y la reducción de los subsidios al consumo.

El incremento en las boletas de electricidad promedió, desde febrero de 2016, aumentos de 200 y 300 por ciento, las facturas residenciales sufrieron alzas entre un 300 y 500 por ciento, además de cortes del servicio de electricidad por falta de pagos.

En agosto se sumó un segundo tarifazo de hasta un 600 por ciento la cual fue frenada por la justicia de Argentina con una medida cautelar para los aumentos, prohibiendo además los cortes en sectores residenciales por la falta de pagos.

Para inicios de este año, el Ministerio de Energía anunció nuevas tarifas para la electricidad, entre un 60 y un 148 por ciento para los usuarios residenciales de la ciudad y parte de la provincia de Buenos Aires.

Incremento en servicios de gas natural y agua

En marzo de 2016, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, anunciaba una brusca subida en los precios del gas natural que llegó hasta un 300 por ciento. Para abril de ese año las tarifas residenciales se actualizaron y se acordó hacerlo además en octubre de cada año.

A pesar de estas tarifas ejecutadas, en abril de 2016 se anunciaron nuevos incrementos para el servicio de gas natural en un promedio de 40 por ciento en todo el país.

Al justificar el las nuevas tarifas, Aranguren sostuvo que el Gobierno busca garantizar “un suministro sostenible en el tiempo, promover la producción local, reducir las importaciones, subsidiar solo a aquellos que lo necesitan, fomentar el ahorro y un consumo eficiente, que es la forma de energía más barata”.

En el caso del agua, se registró un aumento del 375 por ciento, informaron fuentes oficiales. Las subidas se aplicarán en la zona de cobertura de la empresa pública Agua y Saneamientos Argentinos Sociedad Anónima (AySA), que distribuye en la capital y su cinturón metropolitano, donde se concentra más de un cuarto de la población del país.

Aumento del transporte público

En febrero de este año desde el Ministerio de Transporte se confirmó la evaluación de una nueva tarifa para el transporte público. Sin precisar cuánto costará el pasaje, la consecuencia del cambio sería un alza de más del 50 por ciento.

El nuevo aumento se suma al aplicado el año pasado, cuando el boleto de pasajes de trenes pasó de costar 3 pesos a 6 pesos.

Alza en precios de gasolina

El precio del combustible en Argentina aumentó en 2016 en un 6 por ciento de promedio. Este incremento respondió a las restricciones cambiarias y al consiguiente alza del precio del crudo, según justificó el Gobierno argentino.

De unos 15,52 pesos (1,05 dólares) que costaba la gasolina de tipo súper subió a 0,88 pesos más, la premium subió 0,97 pesos y se sitúa en torno a los 17,50 pesos (1,20 dólares). Así mismo la gasolina Diesel común se ubicó en los 14,12 pesos (0,97 dólares); 0,8 pesos más y el de premium en los 16,20 (1,11 dólares).

Este año los precios del combustible volvieron a subir a un 0,6 por ciento de lo que ya se había incrementado en 2016.

El impacto de las medidas económicas de Mauricio Macri —tarifazos, eliminación del cepo cambiario, subida del IVA, y la supresión de las restricciones a algunas importaciones— ha golpeado fuertemente la economía del pueblo argentino, generado protestas en contra de su gestión de gobierno. En poco más de un año de mandato su popularidad ha decaído en un 37 por ciento de aceptación.

Página12 | Sputnik | Telesur

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here