Compartir

“Los peritos encontraron puntos de discontinuidades técnicas, es decir, variaciones en la señal de audio provocadas por cuestiones técnicas, sin señal de fraude o edición”, indicó el diario O Globo.

La grabación fue realizada a escondidas el pasado mes de marzo por el empresario y dueño del grupo cárnico JBS, Joesley Batista, quien visitó a Temer en su residencia oficial para explicarle cómo estaba actuando para frenar las investigaciones de la Operación Lava Jato.

En un momento de la conversación, Batista explica a Temer que se está sobornando al expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha (preso por corrupción) para que se mantenga en silencio y no aporte más detalles a la justicia sobre la trama corrupta.

Entonces se escucha a Temer decir “hay que mantener eso, ¿ok?”, lo que se interpretó como la luz verde del presidente a que se entregaran sobornos.

Sin embargo, la mala calidad del audio sirvió para que Temer y sus abogados argumentaran que la frase se había sacado de contexto y que la grabación se había manipulado a propósito para inculparlo.

Por ello, Temer argumentó que ese audio no podía usarse de prueba contra él, y algunos de los partidos aliados del Gobierno también manifestaron que no decidirían si abandonaban o no al presidente hasta que los peritos oficiales verificaran que el audio no fue manipulado.

Cuando salió a la luz la grabación, en mayo, se desencadenó en Brasil una crisis política sin precedentes, que dificulta la gobernabilidad, ya que a pesar de su difícil situación Temer se niega a dimitir.

El audio ahora avalado por la Policía Federal es la principal base que usará la Procuraduría General de la República (fiscalía) para denunciar al presidente.

Se espera que en los próximos días se presenten tres denuncias formales: por corrupción, por obstrucción a la justicia y por pertenencia a organización criminal.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here