Inicio Artículos Distrito rebelde

Distrito rebelde

317
0
Compartir

No, no es una denominación de “Los juegos del hambre”. Es la denominación que los miserables de la mal llamada Autoridad Palestina acaban de utilizar para referirse la Franja de Gaza que gobierna Hamás. Quienes van de solidarios con Palestina y mantienen relaciones con este hatajo de miserables -la mal llamada Autoridad Palestina y el partido que la sustenta, Fatah- son responsables de todo lo que está ocurriendo. Sin discusión y sin medias tintas.

Los miserables de la mal llamada Autoridad Palestina acaban de dar otra vuelta a la tuerca contra Hamás y han negado el permiso de viaje al extranjero -incluso a hospitales israelíes- a pacientes con cáncer y otras enfermedades muy difíciles de tratar en los hospitales de Gaza ante la falta de instrumental adecuado y medicamentos. Según el propio Ministerio de Salud de la mal llamada Autoridad Palestina hay entre 3.000 y 4.000 pacientes que necesitan tratamiento médico inmediato, básicamente por dolencias relacionadas con el cáncer y problemas de corazón. De ellos 1.600 estaban siendo tratados en Israel y Jordania que ahora ya no lo reciben. El resto no pueden salir para ser tratados en otros países como Egipto.

Por el contrario, quien se hace pasar por presidente de la mal llamada Autoridad Palestina ha autorizado a un gato para ser tratado en Israel de una rotura de pata. No es broma.

La medida de negar los permisos para el tratamiento médico se ha tomado el 26 de junio y ya ha causado la muerte de 9 de esos pacientes. Esta infame medida se suma a otras como la reducción del suministro de electricidad a la Franja a cuatro horas diarias,  la reducción del sueldo a los funcionarios en porcentajes que van del 30% al 50% y al impago de salarios a los ex prisioneros políticos de Hamás.

Ese hatajo de miserables de la mal llamada Autoridad Palestina y quienes les apoyan, allá y acá, no están contentos con todo ello y anuncian “más medidas dolorosas y sin precedentes” para doblegar a Hamás y obligar a esta organización a aceptar los “acuerdos de conciliación” que suponen, simple y llanamente, su rendición. Entre esas medidas están “detener cualquier compra que pueda beneficiar a la Franja, sea combustible, electricidad, medicinas, gastos escolares o universitarios y así sucesivamente”.

La situación es cada vez más desesperada en la Franja y está obligando a Hamás a hacer juegos malabares, desde pactar con personajes siniestros como Mohammed Dahlan -a quien se acusa de estar detrás del asesinato de Yasser Arafat-, un antiguo miembro de Fatah, hasta buscar desesperadamente algún acuerdo con Egipto para que sea posible el suministro de electricidad. En un movimiento que tal vez indique que se está a punto de lograr un acuerdo en ese sentido, Egipto ha enviado a la Franja un millón de litros de gasóleo que ha permitido un pequeño aumento, coyuntural, de las horas que los gazatíes pueden tener electricidad, pasando de cuatro a seis.

Las medidas infames que esta adoptando ese hatajo de miserables de la mal llamada Autoridad Palestina se enmarcan en la estrategia de EEUU para favorecer a Israel en todos los ámbitos internacionales y de los países árabes en el conflicto con Qatar, a quien dieron un ultimátum que cumple hoy aunque se ha prorrogado dos días más, para que -entre otras cuestiones- rompa con los Hermanos Musulmanes de los que forma parte Hamás.

Lo que todos quieren es eliminar o debilitar al “eje de la resistencia” contra Israel, del que los palestinos son el eslabón más débil. Se liquidaría así la causa palestina y los sátrapas árabes del Golfo tendrían la excusa perfecta para normalizar las relaciones con el régimen fascista de Israel que vienen buscando desde hace más de una década.

La mal llamada Autoridad Palestina está hundiendo a la Franja de Gaza aún más en la miseria. Cuando el desempleo esta en el 47% oficial y el número de personas bajo el umbral de la pobreza alcanza el 65% (también oficial), en una situación en la que no se ha reconstruido prácticamente nada de todo lo destruido por el régimen fascista de Israel tras la última matanza, se puede entender cuál es el grado de insidia de ese hatajo de miserables de la mal llamada Autoridad Palestina (y de quienes la apoyan). El bloqueo israelí no ha podido doblegar a un pueblo pero pese a ello, o por ello, se suman ahora las medidas de la mal llamada Autoridad Palestina.

La Unión Europea, tan escrupulosa con otros países y situaciones (y con sus famosos y muy democráticos valores), calla. Las famosas organizaciones de “derechos humanos” de fama internacional, también. Los progres dan cobertura política a estos miserables. No hay excusa para el silencio o la complicidad con lo que está ocurriendo.

El Lince

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here