Compartir

La experiencia de Cuba en la construcción de una Revolución socialista muestra al mundo lecciones como el significado y la importancia de la solidaridad, trascendió ayer en un conversatorio celebrado en la fiesta de L”Humanité en Francia.

‘Si alguien quiere aprender de Cuba, debe comenzar justamente por la solidaridad, que es esencial en nuestro pueblo’, afirmó el embajador de La Habana en París, Héctor Igarza, ante el amplio público asistente al debate sobre el tema: ‘Lo que deberíamos aprender de la experiencia cubana’, organizado por la asociación Cuba Linda.

El diplomático argumentó que en esta nación europea ha conocido a muchísimas personas que aman a la nación caribeña sin importar su ideología, porque reconocen sobre todo su hospitalidad, su solidaridad y el amor por el ser humano.

De acuerdo con Igarza, otra lección importante para el mundo es la necesidad del cuidado del medio ambiente, tal como lo alertó el líder histórico de la Revolución Fidel Castro desde 1992, cuando todavía nadie hablaba de cambio climático.

De su lado, el intelectual francés Remy Herrera sostuvo que una de las principales enseñanzas legadas por Cuba se refiere a que ‘es posible resistir, no someterse y seguir en pie aunque sea en solitario’.

Según el investigador, gracias a la nación caribeña el mundo también ha visto que es posible conservar el marxismo como ideología, el cual puede convertirse en un arma fundamental en manos de los trabajadores.

‘Cuba nos enseñó además que el socialismo no murió con la caída del campo socialista, la Revolución es la prueba de que el socialismo está en pie y eso es absolutamente fundamental para las luchas de los pueblos’, estimó.

En el conversatorio también intervino el funcionario del Comité Central del Partido Comunista Germán Ferrás, quien recordó la labor desplegada por La Habana para apoyar a numerosos países del mundo.

En este sentido, mencionó el respaldo a las luchas de liberación en naciones africanas, el envío de médicos a decenas de países y la formación en Cuba de profesionales de la salud extranjeros para garantizar que otros pueblos también tengan sus propios especialistas.

En línea similar se expresó Maite Pinero, quien durante varios años fue corresponsal del periódico L’Humanité en Cuba.

Para la periodista, una gran lección ofrecida es que ‘la riqueza no es lo más decisivo, sino la forma en que se usan los recursos y se movilizan las personas’.

Asimismo, destacó la solidaridad como una actitud que define a los cubanos, que de tanto practicarla se ha vuelto parte de la naturaleza de las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here