Inicio Artículos Lenin y la revolución de octubre.

Lenin y la revolución de octubre.

139
0
Compartir

Cien años se cumplen de uno de los acontecimientos más importantes de la historia humana, un proceso que cambiaría para siempre la historia mundial, fin de un largo proceso de lucha política de las masas obreras con la guía de la vanguardia, el partido; inicio de una nueva etapa de lucha por la conformación del primer Estado socialista, el mismo que industrializaría y transformaría un entorno feudal en uno de las más grandes potencias en tan solo 30 años; que instauraría un régimen de colectivización de los medios de producción. El Estado naciente sería la vanguardia en la lucha contra la división de clases, etnias y géneros, el primer Estado donde las mujeres no solo podían votar, sino ser parte de la estructura del gobierno, un Estado donde la etnia y la raza no eran determinantes de la relación, mientras en los países burgueses más avanzados como Estados Unidos los afroamericanos eran y seguirían siendo segregados, asesinados. El primer Estado que legalizó el aborto (1920) y  otorgó derechos laborales como la jornada de 8 y 6 horas para trabajos especiales, salarios igualitarios para hombres y mujeres, derechos por maternidad. El primer Estado en que la educación y la salud fueron gratuitas y todos podían tener acceso a ellas.

El largo proceso de lucha de lo que fuera el Partido Obrero Socialdemócrata Ruso a finales del siglo XIX, transformado a partir de incontables luchas ideológicas internas y externas en que la figura de Lenin, un desconocido frente a figuras como Bujarín y Plejanov, logró tomar el papel central en la dirección del partido a partir de la gran capacidad intelectual, adaptando el marxismo a Rusia y  luchando contra las tendencias revisionistas de la segunda internacional.

El artífice de El Estado y la revolución y las Tesis de Abril, es de esta forma el actor central de la revolución de octubre, personaje que a su regreso del exilio en marzo de 1917, con la revolución democrático burguesa triunfante gracias a las masas obreras, inició una encarnizada lucha ideológica al interior del partido contra la búsqueda de un estado burgués parlamentario y el apoyo al gobierno provisional,órgano de dominación de los terratenientes y la burguesía,  instigando a pasar a la etapa de la dictadura del proletariado, búsqueda enarbolada en la frase: “Todo el poder  a los soviets”.

Lenin resume su análisis de la situación tras la revolución democrático burguesa y traza un programa general para la lucha del partido socialdemócrata, proponiendo reformarlo a través de la modificación del programa del partido en lo referente a su posición sobre el imperialismo y la guerra, sobre la reivindicación de un Estado-Comuna, cambiar la denominación del partido por el de Partido comunista, por la necesidad de diferenciarse de los traidores socialdemócratas de Europa. Se opone a la guerra imperialista, la cual solo podrá ser superada con los obreros y campesinos en el poder. Postula pasar de la revolución burguesa al poder en manos de proletariado, la confiscación de las tierras de latifundistas y la fusión inmediata de los bancos del país en un banco nacional sometido a los soviets de diputados obreros.

Lenin continúa con su lucha y el 12 de octubre  (29 de septiembre del calendario juliano) se publica el artículo “La crisis ha madurado”, polémico artículo en que a  pesar de las oposiciones de sectores del partido Lenin llama a la insurrección. Para el 23 de octubre (10 de octubre del calendario juliano) durante la reunión del Comité Central del partido busca el apoyo a la resolución sobre el levantamiento, obteniendo 10 votos a favor y 2 en contra (Zinoviev y Kámenev). Con esto inicia la última etapa de la vida del gobierno de Kerensky. El 6 de noviembre (24 de octubre) el soviet de Petrogrado rompe con el gobierno provisional e impide que lleguen los refuerzos militares y el 7 de noviembre (25 de octubre) tras el asalto al palacio de invierno se declara la deposición del gobierno provisional y se transfiere el poder del Estado a manos del Comité militar Revolucionario, órgano del Soviet de Diputados Obreros y Soldados de Petrogrado.

¿Cómo se ganó su posición Lenin?

No obstante el papel de Lenin no se resume en este proceso. Iluso sería pensar que Lenin logró este papel por una mera coyuntura, su papel ya había sido determinado a través de los años de militancia. Algunas de las principales circunstancias están sus postulados después de la represión a la insurrección de Moscú en 1905; sus críticas y planteamientos sobre el carácter de la segunda internacional y personajes como Kautsky y Bernstein, quienes argumentaban la lucha proletaria a partir de los parlamentos burgueses. Lucha compartida por figuras como Karl Liebknecht, Rosa Luxemburgo y Clara Zetkin, los dos primeros asesinados durante la fallida revolución Alemana. Así mismo sus planteamientos contra la socialdemocracia alemana por su voto a favor de la guerra imperialista que sumiría a Europa en una vorágine de violencia central para el proceso revolucionario, una lucha en que los obreros eran enviados a morir por los intereses de la burguesía. Este proceso generaría al último actor en la revolución rusa: la milicia. Durante la insurrección de Moscú la tropa se resistió a la represión en muchos casos, esto por la actividad de convencimiento por los movilizados, los sectores dirigentes de la milicia debían ser el objetivo de eliminación para poder ganarse a los sectores más bajos.

Apuntes finales

La revolución de octubre no puede ser entendida sin los acontecimientos y el proceso revolucionario desde fines del siglo XIX, proceso que cobró incontables víctimas y en que el Partido Obrero Socialdemócrata Ruso obtuvo su experiencia, preparó a una generación de militantes y dejó atrás a sus viejos líderes, que rompió con la socialdemocracia europea de la segunda internacional y contra todo pronóstico fue vencedor entre todas las facciones burguesas, izquierdistas y contrarrevolucionarias inmersas en el proceso revolucionario. Esta victoria no puede ser entendida sin las masas obreras, campesinas y militares, tampoco sin Lenin, el principal dirigente del partido que con hechos forjó su papel.

A cien años poco ha cambiado de la situación que llevó a las masas populares a la lucha por la emancipación, el entorno de explotación y represión han acabado con la mentira del pacto de clases y las ideas marxistas vuelven a estar presentes en todos los espacios de lucha. Una de nuestras obligaciones debe ser coadyuvar en la lucha política e ideológica, luchar contra los postulados revisionistas de la historia de los pueblos de las repúblicas soviéticas y combatir también el dogmatismo y el folclor de muchos que hacen apología a la URSS, que reproducen las mismas mentiras burguesas pero dándoles justificación.

Hoy en día tenemos que combatir las visiones desfasadas, que intentan juzgar desde sus búsquedas de democracias burguesas una realidad diferente, de visiones que consideran al partido y a Lenin como irrelevantes, como meros suertudos que estaban en el momento y lugar correctos, que demeritan y caricaturizan el proceso y que creen que las revoluciones son o deberían  ser procesos armoniosos. Así mismo de la antigua casta de “marxistas”, esos que con la desintegración de la ya traicionada Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (por el revisionismo de Jruschov) consideraron muerto al socialismo, muerta la lucha de clases. Aquellos que no hicieron las críticas necesarias en sus pantomimas de partidos comunistas, partidos en que disfrutaron de una militancia cómoda, viajando y disfrutando su forma de internacionalismo proletario, mientras las masas y los militantes decididos morían en su lucha contra los Estados en todo el mundo.

Mucho habrá de ganar el mundo y la lucha si se deja de ver la revolución de octubre y muchas más como meros pasajes históricos y se ven como aprendizajes y luchas que vale la pena continuar.

Bibliografía:

C-Records (11 de octubre 2017) Especial: cronología de la revolución rusa. Sputnik. Recuperado de:  https://sputnik87.wordpress.com/portfolio/especial-cronologia-de-la-revolucion-rusa/

Lenin, V. (1973) Las enseñanzas de la insurrección de Moscú. En Obras Escogidas III. Pp. 105-108. Moscú: Editorial Progreso.

Lenin, V. (1981) Las tareas del proletariado en la presente revolución. En Obras Escogidas III. Pp. 33-37. Moscú: Editorial Progreso.

Lenin, V. (1981) Los bolcheviques deben tomar el poder. En Obras Escogidas III. Pp. 33-37. Moscú: Editorial Progreso.

Lenin, V. (1981) VII conferencia de toda Rusia del POSDR. 24-29 de abril (7-12 de mayo) de 1917. En Obras Escogidas III. Pp. 79-140. Moscú: Editorial Progreso.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here