Inicio Artículos Cómo la URSS ganó la carrera supersónica

Cómo la URSS ganó la carrera supersónica

238
0
Compartir

Hace 50 años, se llevó a cabo una operación aérea única que permitió a la URSS ganar la carrera contra los europeos en la creación del primer avión supersónico de pasajeros. Casi le costó la vida a sus participantes.

Esta historia no se refleja en documentos históricos, se describe en detalle solo en las memorias de su participante directo, el famoso piloto soviético de helicópteros, Vasili Koloshenko, publicadas por Gazeta.ru.

Desde principios de la década de 1960, la URSS entró en competencia con los diseñadores de aviones europeos para la creación del primer avión de pasajeros supersónico. Inicialmente, se tomó la decisión: los fuselajes del primer Tu-144 se construirían cerca de Moscú, en la ciudad de Zhukovski, mientras que las alas en la planta de aviones de Vorónezh, 466 km lejos de Moscú.

El primer fuselaje se ensambló a principios de 1967, pero la fabricación de las alas se retrasaba.

La entrega de alas,  que debía realizarse por río en barcazas desde Vorónezh a finales de 1967, resultó imposible debido a las heladas tempranas que cubrían de hielo los ríos. Como se descartó el transporte de las enormes alas por ferrocarril o carretera, surgió la idea de hacerlas llegar utilizando el helicóptero-grúa Mi-10, capaz de transportar carga en suspensión externa.

Estas aeronaves, que tenían cuatro patas-chasis, ya se usaban con éxito en la URSS para transportar vehículos, casas y otras cargas de gran tamaño.

Mi-10 lleva un autobús © Sputnik/ A. Polikashin

Vuelo teóricamente imposible

Sin embargo, las alas triangulares del Tu-144 eran demasiado grandes. Los cálculos de los científicos del Instituto Central de Aerohidrodinámica Zhukovski demostraron convincentemente que el transporte de las alas a través del aire era teóricamente imposible.

A pesar de esto, el ministro de la Industria de la Aviación, Petr Deméntiev, ordenó al legendario ingeniero aeroespacial Mijáil Mil enviar a Vorónezh una tripulación con un Mi-10.

“Si esperamos más, los franceses y los ingleses despegarán en su avión de pasajeros supersónico antes que nosotros”, dijo el ministro a Koloshenko, enviándolo a la misión “imposible”.

El problema era que las alas anchas del Tu-144 fijadas entre las ‘patas’ del helicóptero eran sopladas por el flujo de aire del rotor principal del Mi-10, lo que complicaba el despegue del helicóptero.

Para evitar que se precipitara en una inmersión incontrolada en un vuelo horizontal, cargaron más de una tonelada de arena en su haz de cola. Y para facilitar el peso del Mi-10, se eliminó todo lo innecesario en el vuelo, incluso los generadores del sistema antihielo.

Es más, Koloshenko demostró experimentalmente en su Mi-10 que la operación para el transporte de alas solo era posible bajo condiciones de buen tiempo.

La peligrosa ruta Vorónezh-Moscú

Como resultado de todo esto, el helicóptero con las alas voló con éxito desde Vorónezh a la capital soviética, pero a mitad de camino, al acercarse a la ciudad de Tula, cuando ya era imposible retornar por la falta de combustible, el clima se deterioró repentinamente. Se formó una niebla y sucedió lo peor que podía imaginarse para un helicóptero sobrecargado: se cubrió de hielo.

“Empezó lo peor, lo más peligroso que podría pasar en este vuelo. El helicóptero con las alas se volvió más pesado, cubriéndose con hielo y nieve. Toda la tripulación se quedó en silencio. Todos entiendieron que estábamos en una situación muy peligrosa”, recuerda Koloshenko.

La situación se agravó ya que el aeropuerto de Tula no respondía a la comunicación, al igual que varios aviones de reconocimiento que debían acompañar al helicóptero.

De repente, el comandante del vuelo reconoció en frente una franja cubierta de nieve, y decidió aterrizar sobre ella, reduciendo al máximo la velocidad vertical.

Más tarde llegó la información de que debido a un fuerte deterioro del clima, el aeropuerto de Tula estaba cerrado y todas las instalaciones de radio estaban apagadas. Los pilotos de aviones de reconocimiento estaban esperando al helicóptero en un hotel, seguros de que Koloshenko no continuaría el vuelo con ese temporal.

Tres días más tarde, después de una pequeña reparación del Mi-10, la tripulación continuó su camino y llevó las alas del Tu-144 al aeródromo de Zhukovski.

Gracias a esta operación, el montaje del primer Tu-144 supersónico se completó a tiempo, y voló por primera vez el 31 de diciembre de 1968, dos meses antes que el Concorde europeo. El Tu-144 es también el primer avión de pasajeros de la historia en superar la barrera del sonido, lo que sucedió el 5 de junio de 1969 a una altitud de 11.000 metros.

Koloshenko fue galardonado posteriormente con las Órdenes de Lenin, la Estrella Roja y varias medallas. Batió 15 récords mundiales en helicópteros por capacidad de carga, velocidad y altitud.

El piloto Vasili Koloshenko (el primero a la izquierda) © Sputnik/ B. Vdovenko

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here