Encuentro de Partidos Comunistas de América Latina

Organizado por el Partido Comunista Peruano y el Partido Comunista del Perú (Patria Roja) sesionó en Lima el Encuentro de Partidos Comunistas de América Latina, al que acudieron el Partido Comunista de Argentina, el Partido Comunista Brasileño, el Partido Comunista do Brasil, el Partido Comunista Boliviano, el Partido Comunista de Chile, Partido Comunista del Ecuador, el Partido Comunista de México, el Partido Comunista de Uruguay y el Partido Comunista de Venezuela; por distintas razones no pudieron asistir el Partido Comunista Colombiano y el Partido Comunista Paraguayo, pero ambos partidos enviaron mensajes de adhesión y saludo a la iniciativa. Éste Encuentro ocurre después de que hace casi dos años ambos partidos comunistas del Perú convocaron también a un encuentro de partidos comunistas y revolucionarios, en Agosto del 2016, que tenía por objeto conocer y aprobar el Consenso de Nuestra América, documento que finalmente no fue aprobado por no obtener el consenso de todos los partidos comunista, debido a que algunos, entre ellos el PCM, tuvimos una posición crítica y encontrada por considerar que no se corresponde con los objetivos e intereses de la clase obrera.

La última reunión continental de partidos comunistas y obreros se realizó en La Habana en Junio de 1975; una más se reunió con carácter informal en 1985 en Cuba en el marco del Encuentro latinoamericano y caribeño contra la deuda externa; posteriormente en los años de 1992 y 1994 el Partido Popular Socialista convocó en México a iniciativas similares, pero por el número de partidos asistentes no alcanzaron a tener una carácter continental; El Partido Comunista de Uruguay convocó a dos seminarios de partidos comunistas de América del Sur y Europa; también el Partido Comunista de Venezuela consultó a los partidos comunistas y obreros de América Latina y el Caribe para llevar adelante un Encuentro de los Partidos Comunistas y Obreros de América Latina y el Caribe, que no tuvo consenso pues dos partidos hermanos manifestaron que no era una reunión oportuna; después en Guayaquil en Noviembre del 2012 por iniciativa del Partido Comunista del Ecuador se reunió el Encuentro Internacional de Partidos Comunistas de América, en ocasión del 90 aniversario de la masacre de Guayaquil.

Estamos hablando que por 43 años una iniciativa de éstas características no se había desarrollado con éxito, y en ese sentido el Encuentro de Lima da un paso muy importante, pues fue un acuerdo pleno el de realizar con periodicidad éste Encuentro de Partidos Comunistas de América Latina, estableciendo además la siguiente sede: Brasil.

Es verdad que hay otras iniciativas continentales, por ejemplo el Foro de Sao Paulo, el Encuentro Latinoamericano Progresista, el Movimiento Continental Bolivariano, que son de otro contenido político, de distinta naturaleza, y algunas de ellas antagónicas a las posiciones revolucionarias de la clase obrera por el socialismo-comunismo. Así por ejemplo el Foro de Sao Paulo y su documento programático el Consenso de Nuestra América proyectan la gestión socialdemócrata, denominada regionalmente progresismo; en ese espacio predominan las fuerzas socialdemócratas y son las que imponen la agenda, destinada a promover una capitalismo de rostro humano, alianzas interestatales de naturaleza capitalista, y que blanquean acríticamente ese tipo de gobiernos, obviando su naturaleza antiobrera y antipopular, así como escándalos de corrupción inocultables. Independientemente de la decisión de algunos partidos comunistas de participar ahí, y de otros, como es el caso del PCM, de no participar, es claro que se trata de un espacio distinto, que en forma alguna suple la necesidad de un espacio de intercambio de opiniones y experiencias de los partidos comunistas y obreros de la región. Por lo que valoramos altamente la iniciativa de los comunistas peruanos.

En ésta primera reunión fue colocado un debate de primera importancia: el asunto de los gobiernos progresistas y las experiencias de unidad de izquierda de los partidos comunistas. Por supuesto que hay opiniones distintas, y en lo que respecta al PCM de manera sintética evaluamos lo siguiente:

  • Se trata de gestiones socialdemócratas partidarias de la continuidad del capitalismo, aunque criticas del neoliberalismo;
  • Son opuestas al predominio del centro imperialista norteamericano, pero partidarias de mayores vínculos económicos con la UE, con los BRICS, y particularmente con China.
  • Las alianzas interestatales que han promovido en el Continente tienen una nítida caracterización de clase capitalista.
  • A lo largo de estos años han confirmado que están lejanos de la voluntad de cambio de las masas de trabajadores y sectores populares que inicialmente les respaldaban.
  • La participación de varios de esos gobiernos activamente en la ocupación militar de Haití fue un hecho inadmisible.

Después de completar dos décadas de experiencia de gestiones progresistas  en América Latina permanecen intactas las relaciones capitalistas y se perpetúa el poder capitalista, por lo que se prolonga la agonía de la clase obrera y los pueblos.

Planteamos la convicción, fundada en los desarrollos históricos, de que los partidos comunistas son imprescindibles para los cambios revolucionarios, y que no tienen sustituto en ningún otro tipo de formación política.

El Encuentro se pronunció en solidaridad con el pueblo brasileño que sufre una ofensiva feroz contra sus derechos, se solidarizó también con el pueblo de Venezuela, exigiendo respeto a su soberanía; reiteró la solidaridad con el pueblo cubano contra el bloqueo imperialista; también llamó a conmemorar el bicentenario del natalicio de Karl Marx.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.