Científicos japoneses pretenden tratar la enfermedad de Parkinson con el trasplante de células madre “reprogramadas” al cerebro de pacientes.

Las pruebas clínicas de este tratamiento van a empezar el mes próximo, según han informado hoy lunes los investigadores la Universidad de Kioto que usaron exitosamente el año pasado células madre pluripotentes inducidas (iPS, por su sigla en inglés) humanas para restablecer el funcionamiento de neuronas en monos.

Las células iPS se generan al remover células maduras de un individuo, muchas veces de la piel o sangre, y reprogramándolas para que se comporten como células madre embrionarias, con lo que se puede hacer que produzcan dopamina.

“Esta será la primera prueba clínica del mundo que usa células iPS para la enfermedad de Parkinson”, ha anunciado Jun Takahashi, profesor del Centro para la Investigación y Aplicación de Células iPS de la Universidad de Kioto (oeste de Japón), durante una rueda de prensa.

El hecho de que las pruebas clínicas usen iPS en vez de células embrionarias humanas implica que el tratamiento sería aceptable en países como Irlanda y en gran parte de América Latina, donde está prohibido utilizar células embrionarias.

El párkinson es un desorden neurodegenerativo causado por falta de dopamina, un neurotransmisor producido por las neuronas.

El Centro para la Investigación y Aplicación de Células iPS está dirigido por Shinya Yamanaka, quien en 2012 ganó el Nobel de Medicina, junto con el británico John Gurdon tras descubrir que las células maduras se podían reprogramar para convertirse en células pluripotentes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.