La empresa pública de energía china CNPC se ha apoderado del multimillonario proyecto de gas South Pars que la multinacional francesa Total ha abandonado a consecuencia de las sanciones económicas de Estados Unidos a Irán.

En 2017 firmó un contrato para desarrollar la fase II del yacimiento de South Pars con una inversión inicial de 1.000 millones de dólares, lo que marcó la primera inversión energética occidental en el país tras el levantamiento de las sanciones en 2016. South Pars tiene las más grandes reservas de gas natural del mundo.

Total había anunciado que se retiraría de Irán a menos que se levantaran las sanciones estadounidenses y Gholamreza Manouchehri, subdirector de la empresa petrolera iraní NIOC, dijo en junio que si Total se largaba la CNPC se haría cargo de la explotación.

Total tenía una participación del 80 por ciento en la fase II del yacimiento South Pars y tiene hasta el 4 de noviembre para terminar sus operaciones en Irán.

Las nuevas sanciones impuestas por Estados Unidos figuran entre las levantadas en 2015 como parte de un acuerdo entre las potencias mundiales y Teherán sobre la limitación del programa nuclear del Irán.

Trump se retiró del acuerdo en mayo e incluso planea imponer sanciones más severas en noviembre al sector petrolero iraní.

Antes la CNPC tenía una participación del 30 por ciento en el proyecto y ahora se ha hecho con el 50,1 del paquete. El resto está en manos de los Petroparos de Irán.

Irán, los BRICS, Turquía, la Unión Europea y otros países afectados planean crear un tribunal común para juzgar los daños causado por las sanciones unilaterales de Estados Unidos a sus economías, evaluar el alcance de las pérdidas, dar peso y tono internacional y aunar sus acciones para exigir reparaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.