Salvador Allende. Foto: Archivo.

A pocos días de cumplirse 45 años del Golpe de Estado de Augusto Pinochet en Chile, desatando una de las más cruentas dictaduras de la región (1973-1990), el presidente de esa nación suramericana, Sebastián Piñera, afirmó que la democracia chilena estaba “profundamente enferma” antes del Golpe, el 11 de septiembre de 1973.

“La democracia estaba muy enferma, no fue una muerte súbita el 11 de septiembre”, dijo Piñera en una entrevista a un diario nacional, con respecto a la conmemoración de la fecha que enluta a la mayoría de los chilenos y chilenas.

“El debilitamiento de las bases de nuestra democracia se empezó a gestar en la década de los 60 y se acentúo en la década de los 70 y, por supuesto, se profundizó en la década de los 80”, añadió el presidente.

Sin embargo, Sebastián Piñera aclaró que sus declaraciones no tenían que ver con la violación a los derechos humanos cometidas, ya que “no se justifican nunca, en ningún tiempo, en ningún lugar, bajo ningún contexto”.

El Gobierno Popular de Salvador Allende

A los tres años de Gobierno de Salvador Allende, el primer presidente socialista en llegar al poder por la vía democrática en la historia de la humanidad, el jefe de Estado chileno los catalogó como una situación “absolutamente caótica”.

“Era una crisis total, política, económica, social, de unidad, de amistad cívica. Lo más grave era la profunda división que existía entre los chilenos, que en lugar de mirarnos como compatriotas con ideas distintas, nos mirábamos como enemigos”, señaló.

Para el rostro del partido de derecha Renovación Nacional, las décadas de los 60, 70 y 80, son parte de una continuidad “natural”, atribuida a distintos grupos que quisieron “refundar” Chile, excluyendo a todos quienes pensaban de un modo diferente, afirmó.

“Partió con la revolución en libertad del presidente Frei (Montalva), la reforma agraria; siguió con la revolución marxista del presidente (Salvador) Allende y continúo naturalmente con el periodo militar”, dijo Piñera.

Sebastián Piñera dijo, además, que el presidente Allende intentó establecer en Chile un “modelo marxista” inspirado en la Cuba de Fidel Castro, “contra la voluntad de la mayoría”.

Sin embargo, meses antes del Golpe, la Unidad Popular (UP), coalición gobernante conformada por partidos de izquierda, obtuvo un incremento en las votaciones en las elecciones parlamentarias de marzo de 1973, superando la cifra con la que Salvador Allende había sido electo presidente.

Piñera dice que nuestra democracia estaba “profundamente enferma”. Claro, porque por primera vez en la historia empezó a estar al servicio de las grandes mayorías desposeídas, insoportable para gente como él. Y así llegamos a hoy, un país profundamente enfermo.

Para Piñera, la izquierda “aprendió la lección” de la importancia de la unidad, la democracia y las instituciones. Respecto a la derecha, señala que “lo importante que es el compromiso total y absoluto con el respeto a los derechos humanos”.

Las declaraciones del mandatario no pasaron desapercibidas para la opinión pública, desatando duras críticas en el pueblo chileno. En agosto de este año, el ejecutivo había señalado que el presidente Allende “validaba la violencia”.

En las celebraciones de los adherentes de Piñera, al saberse que había ganado las elecciones presidenciales en 2010 y 2017, algunos de sus votantes portaban retratos del genocida Augusto Pinochet.

Este martes se cumplen 45 años del golpe de Estado que acabó con la vida de Salvador Allende e inició una dictadura que duraría 17 años, dejando 2 mil detenidos desaparecidos y más de 3 mil asesinados, además de hombres, mujeres y niños torturados, exiliados y perseguidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.