La embajadora de EE.UU. ante la ONU afirma que Washington no está intentando que el presidente sirio deje el poder, si bien no tiene duda de que dejará el cargo.

“Creo que él (Bashar al-Asad) va a permanecer en el poder por ahora. Estados Unidos, ciertamente, no está intentando forzarlo a renunciar, pero no creemos que se vaya a quedar”, dijo Nikki Haley, la embajadora estadounidense ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Durante una entrevista con la cadena local CBS, Haley declaró el domingo que el “pueblo sirio” no permitirá que Al-Asad permanece como el jefe de Estado del país árabe.

También subrayó que la situación en Siria se está moviendo en la dirección correcta, sin embargo, reiteró advertencias al mandatario sirio contra “el uso de armas químicas o de la fuerza militar” en la provincia noroccidental siria de Idlib, último bastión de los grupos terroristas en el país árabe.

Las declaraciones de Haley se produjeron mientras que al principio de este mes de septiembre el diario estadounidense Washington Post publicó fragmentos de un libro titulado “Fear: Trump in the White House” (Miedo: Trump en la Casa Blanca), según los cuales el presidente de EE.UU., Donald Trump, ordenó asesinar a Al-Asad, pero su secretario del Departamento de Defensa (Pentágono), James Mattis, ignoró la solicitud.

Desde el comienzo del conflicto de Siria, EE.UU. y algunos de sus aliados occidentales han hecho todos sus esfuerzos para derrocar el Gobierno del mandatario sirio. Sin embargo, después de ocho años de resistencia de Damasco y sus aliados, países como Francia cambiaron de postura sobre la crisis siria y su prioridad ya no es la salida de Al-Asad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.