Estas palabras salieron ayer de la boca del ex presidente español José María Aznar, en referencia al Estado de derecho y la justicia: “no es incompatible ni con la compasión ni con cierto sentido humanitario”. Consideró el señor Aznar que la situación de prisión preventiva se debe resolver en algunos casos “de manera fácil, humanitaria y compasiva”.

Vaya, qué humano se ha vuelto de pronto don José Marí. Siempre tan duro y cruel con los presos y presas y ahora justo lo contrario. Pero ¿qué le hizo pronunciar semejantes palabras?

Aznar hizo esas declaraciones durante la clausura del tercer Foro Ideas FAES sobre reforma fiscal y financiación autonómica, que se celebró en Valencia. Y, en realidad, no se refería a los presos en general sino a uno en particular: el ex presidente de la Generalitat de Valencia y uno de sus ministros llamado Eduardo Zaplana que, según se dice, está gravemente enfermo.

De los presos y presas catalanas Aznar no dice nada; de los presos y presas vascas menos todavía, eso que entre estas y estos últimos existen no pocos con graves problemas de salud.

En definitiva, el señor don José María Aznar no se ha hecho más humano, sigue siendo el mismo insensible, egoísta… y engreído de siempre. Individuos como este nunca cambian.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.