La ola de huelgas obreras se extiende por las fábricas de México

49

La victoria de la ola de huelgas de 70.000 trabajadores de 45 maquiladoras en Matamoros, en el norte de México, se ha extendido a los trabajadores de otras empresas. Según los datos del gobierno, durante la última semana 15.000 obreros más han lanzado huelgas espontaneas o “salvajes” en rebelión contra las empresas y los sindicatos amarillos.

Los paros actuales incluyen trabajadores de los sectores eléctrico, supermercados, textil, alimentación y recogida de basura, entre otros. Al mismo tiempo, hay llamamientos para que los trabajadores en las 45 fábricas originales vuelvan a huelga para defender a los 1.500 obreros que han sido despedidos como represalia por la huelga.

El Estado y las empresas siguen amenazando a los obreros con marcharse de Matamoros, dejando a 20.000 trabajadores sin empleo.

Ayer los obreros afiliados al Sindicato Industrial de Trabajadores en Plantas Maquiladoras y Ensambladoras de Matamoros (Sitpme) iniciaron una huelga en 30 empresas.

Los trabajadores de las maquiladoras Candados Universales y Kearffort, las últimas dos empresas en aceptar la exigencia del Sjoiim, cedieron a las reivindicaciones de sus trabajadores: 20 por ciento de aumento salarial y 32.000 pesos de un bono anual, lo que los obreros califican como 20/32.

A unos 500 conductores de la planta de Coca-Cola en Matamoros, la segunda embotelladora más grande que tiene la marca en América Latina, se les obliga a trabajar horas extras gratis y se les cobra por las botellas que se rompen en el transporte. “Acabamos restando, no sumando dinero aquí”, dicen los obreros.

En la embotelladora Coca-Cola así como en las cadenas de distribución comercial Soriana, Smart y Chedraui, la lucha de los trabajadores continúa. Los trabajadores de cinco sucursales de Soriana comenzaron paros escalonados en demanda de un aumento de 20 por ciento y el pago de horas extras.

En Chedraui, la cuarta cadena de supermercados más grande de México, la huelga de los 200 trabajadores de dos de las plantas ha finalizado porque les devolvieron el bono de asistencia que la empresa les habían eliminado.

En tanto, Smart despidió a 90 trabajadores que el lunes comenzaron la huelga. Cinco refirieron no haber recibido su liquidación. Los disconformes habían denunciado que la empresa les subió el sueldo a 176 pesos, pero eliminó tres bonos, por lo que sus percepciones en lugar de mejorar disminuyeron este año.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.