El pasado martes 5 de febrero se hizo público un informe de la Guardia Civil que probaba la financiación ilegal del Partido Popular en la Comunidad de Madrid en la época de Esperanza Aguirre. Según dicho informe, “el PP madrileño se hizo con 1.500.000 de euros en negro y desvió de forma ilícita subvenciones públicas concedidas a la fundación Fundescam para abonar actos” del PP y su campaña electoral en las autonómicas de 2011. La UCO de la Guardia Civil señala que las subvenciones “fueron falseadas e ilícitamente desviadas para abonar un Congreso del PP, un acto de Nuevas Generaciones, y hasta la cena de Navidad del PP en Madrid”. Para mayor abundamiento, según el citado informe, un acto de las Nuevas Generaciones, donde Pablo Casado estaba al frente, fue financiado con facturas falsas.

El PP madrileño es un partido acosado por la corrupción – Lezo, Gürtel, Púnica –, y también de donde emanan tanto Pablo Casado como Abascal de VOX, ambos amamantados por el PP madrileño, ambas criaturas de ese partido corrupto, al igual que Albert Rivera, también vástago de las Nuevas Generaciones del PP.

Justamente el día posterior, el pasado miércoles, Casado anunció una manifestación en Madrid contra el Gobierno del PSOE para el próximo domingo, bajo el argumento de que Sánchez ha cometido alta traición al Estado por acordar con el Govern de la Generalitat de Catalunya el establecimiento de una mesa de diálogo con los partidos políticos parlamentarios, que constase de un relator y que abordase los puntos que tanto Torra como Sánchez acordaron discutir el pasado 20 de diciembre. A la manifestación contra el Gobierno de Sánchez anunciada por el PP rápidamente se sumaron, con entusiasmo, Cs y VOX, que irán acompañados por sus compadres fascistas de Hogar Social Madrid, España 2000 o la Falange. Junto con los fascistas, los no menos reaccionarios dirigentes regionales del PSOE como son los presidentes de Castilla La Mancha y de Aragón, García-Page y Lambán, ambos sostenidos en sus respectivos gobiernos regionales por PODEMOS, así como los fascistas declarados Alfonso Guerra, Felipe González o Corcuera, no han dudado en posicionarse contra la mesa de diálogo y a favor de lo expuesto por el trío fascista PP-Cs-VOX.

El jueves día 7 de febrero, en el Pleno del Parlament de Catalunya, tanto ERC como JxCat rechazaron una moción de la CUP que demandaba “avanzar unilateralmente en el ejercicio de la autodeterminación” y “parar todo diálogo político con el Estado español que no tenga como condición previa el reconocimiento del derecho a la autodeterminación, el fin de la represión, la liberación de los presos y presas y el libre retorno de exiliados y exiliadas”. Nuevamente ERC se retrató, así como el partido de Puigdemont, repudiando la unilateralidad, o lo que es lo mismo renunciando al ejercicio del derecho a la autodeterminación por parte de la nación catalana, que ha sido lo que de boquilla ERC estuvo defendiendo hasta comprobar en sus carnes la represión del Estado fascista español. ¿Dónde ha quedado el mandato del pueblo del referéndum del 1 de octubre? El derecho a la autodeterminación sólo vendrá de la mano del socialismo y de la clase obrera, y tanto ERC como JxCat son burgueses y repudian el socialismo tanto como los españoles de su clase social que abrazan al Estado fascista.

En el día de ayer, el Gobierno de Sánchez rompió con dicha mesa de negociación, argumentando que el Gobierno “no aceptará nunca el marco de la autodeterminación” y, por tanto, también incumple con la Declaración de Pedralbes firmada por Torra y Sánchez el pasado 20 de diciembre. Es decir, el Gobierno aspira a ir a una negociación política forzando a la otra parte, los partidos independentistas, a la renuncia expresa de sus posiciones; demostrándose que lo que el Gobierno del PSOE llama diálogo y negociación en realidad no es más que sometimiento de la otra parte de partida. Y es que en el estado español todo es fascismo; no hemos de olvidar que el PSOE firmó el 155 contra Cataluña junto con los fascistas del PP y Cs y que, al igual que sucederá el domingo, desfilaba por las calles de Barcelona en 2017 de la mano de toda la escoria fascista a favor de la represión política a Cataluña.

El verdadero motivo de la manifestación del domingo 10 de febrero no es otro que movilizar a la extrema derecha al máximo, debido a la necesidad que tiene el PP- así como todo lo que él ha alumbrado, Cs y VOX, que portan en su ADN la corrupción del sistema que los engendra – de recuperar el Gobierno para superar con la más absoluta impunidad toda la corrupción que arrastran. Y ello es lo que se desprende de lo que señala el propio reaccionario Albert Rivera en un tweet tras desdecirse el Gobierno de Sánchez de la mesa de diálogo con los independentistas:

La única nación que defienden los fascistas –desde la derecha a la izquierda del sistema – es el dinero y el saqueo; suena grotesco escuchar al PP hablar de defender la nación cuando ellos, y el PSOE, continuaron con la venta del país al capital monopolista iniciada por el régimen del tirano Franco, y cuando no han dudado en expoliar al país durante estas cuatro últimas décadas sacando el dinero a espuertas hacia los diversos paraísos fiscales e inflando los sobrecostes de las obras públicas, cuando no desviando el dinero público abiertamente como ha quedado acreditados en numerosas investigaciones policiales y periodísticas, e incluso en diversos casos de  corrupción ya sentenciados por su propia Judicatura. El Estado español no sólo está quebrado económicamente, sino que es un cenagal de corrupción y sólo puede sostenerse con el fascismo. Curiosamente, esta misma semana de fuegos de artificios, de engaño absoluto al pueblo por parte de los fascistas, Zaplana salía de la cárcel – supuestamente por estar enfermo – junto con sus dos testaferros – los cuales no están enfermos, que se conozca-. Y mientras la justicia burguesa es laxa y ‘humanitaria’ con los esbirros del capital y los ladrones de cuello blanco, es implacable con los comunistas e independentistas que se encuentran en las cárceles pudriéndose por el único delito de abrazar una ideología que cuestiona al Estado, demostrándose la entraña fascista del mismo.

El 3 de junio de 2018, tras la moción de censura por la que el PSOE alcanzaba el gobierno – con el apoyo de PODEMOS, Bildu, PNV, ERC y PDCat – nuestro Comité Ejecutivo mostraba que “los verdaderos motivos que han empujado a esta moción de censura han sido, por un lado, los intereses electoralistas de los socialfascistas del PSOE y los oportunistas de PODEMOS y, por otro, y el más importante, la necesidad de los monopolios por blanquear su corrupta y criminal superestructura haciendo de la moción de censura una válvula de escape para mostrar al pueblo que el Parlamento sirve para algo y que es capaz de regenerar la vida política, cuando ésta es corrupta porque no hace otra cosa que reflejar la corrupción inherente en su base económica que es el robo descarado y violento, y de paso abrir un proceso que permita al PP recomponerse radicalizando todavía más sus posiciones, es decir, compitiendo abiertamente con C’s por ver quién es más fascista. Este hecho, junto con la debilidad del Gobierno que emana de la moción de censura, que ha garantizado la pervivencia de los postulados políticos y económicos impuestos por el Gobierno que se censuraba, servirá para que los monopolios, en un cortísimo plazo, hayan completado la imposición de un ejecutivo abiertamente fascista que pueda sacar pleno partido al Estado fascista que han construido.”. Y hay que reconocer que los hechos nos han dado la razón.

El Gobierno de Sánchez es tan fascista como el gobierno anterior del PP, o los que puedan venir, o como los que se puedan suceder mientras este sistema corrompido siga en pie. Sánchez y sus muletas, lo han demostrado asumiendo las políticas económicas y represivas del PP de Rajoy. Aquí el Gobierno de Sánchez ha asumido la política económica de Rajoy y no ha derogado ley represiva alguna, siguiendo en pie la Ley Mordaza, la Reforma Laboral, apoyando el incremento en gasto militar exigido por la OTAN y posicionándose abiertamente con la potencia más asesina de la historia – EEUU – a favor del golpe  de estado en Venezuela, no derogando la reforma de pensiones u oponiéndose al ejercicio de los derechos democráticos de las naciones que conforman parte del Estado – Cataluña, País Vasco o Galicia -, negando el derecho democrático a la autodeterminación.

Puede verse, pues, no sólo que se han consolidado los postulados políticos y económicos de Rajoy, sino que la burguesía ha conseguido recomponer su sistema de partidos, de tal modo que un partido moribundo y corrompido hasta el tuétano como es el PP, mediante la disgregación del voto de dicho partido en Cs y VOX y, posteriormente, la integración de todos ellos en gobiernos tripartitos – como ha ocurrido en Andalucía – salvaguarda la pata derecha del sistema, y por otro lado, también sutura la pata ‘izquierda’ con PSOE y PODEMOS, ya abiertamente como muleta de éste. Tanto la pata izquierda como la pata derecha que abrazan el Estado están instalados en el fascismo, sustentan al fascismo.

Tal y como venimos señalando, la ‘izquierda’ del sistema, que es derecha, cada día se escora más hacia la derecha y la salida que dan a la corrupción sistémica y a la degradación absoluta de las condiciones de vida del pueblo, es la sustitución de un fascista por otro, y ello se ha demostrado con los acontecimientos producidos desde junio. Y es que el fascismo es ya lo único que el capitalismo puede ofertar al pueblo. La única salida que tiene la clase obrera es romper con el capitalismo, acabar con este sistema. Sin embargo, sin el desarrollo de nuestro partido, que lleve a los centros de trabajo y a los barrios la ciencia emancipatoria del proletariado, el marxismo-leninismo, la clase obrera seguirá estando engañada y bajo el influjo de los oportunistas y los reaccionarios. Todo nuestro Partido, nuestros simpatizantes y amigos, debemos centrarnos en el desarrollo de nuestra política de masas, en el fortalecimiento de la unidad de los trabajadores desde la base, desde los centros de trabajo y extendiendo esta unidad a los barrios, constituyendo el Frente Único del Pueblo. El Estado está quebrado, agoniza, pero ni muerto caerá por sí mismo, únicamente el proletariado organizado y dirigido ideológicamente por el marxismo-leninismo conseguirá que esta tiranía corrupta caiga, y ello pasa por fortalecer el instrumento que fusiona el marxismo-leninismo y el movimiento obrero, siendo ese instrumento el Partido Comunista Obrero Español. LA REVOLUCIÓN SOLO VENDRÁ DE MANOS DE LOS QUE PRODUCEN LAS RIQUEZAS.

 

¡TRABAJADOR, FORTALECE Y ENGROSA LAS FILAS DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL!
¡ABAJO EL ESTADO IMPERIALISTA ESPAÑOL!
¡POR EL SOCIALISMO!

Madrid, 9 de febrero de 2019
COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escriba su comentario
Por favor, indique su nombre o seudónimo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.