El Monitor Euro-Mediterráneo de Derechos Humanos (Euro-Med) publicó el lunes aquí un nuevo informe sobre las atrocidades israelíes contra los palestinos de Jerusalén.

Esa organización publica un balance mensual sobre las acciones de las fuerzas de ocupación en los territorios palestinos, y en esta ocasión, el documento cubre casos de redadas en casas, registros, demoliciones, prohibiciones de viajes, expulsiones y otras violaciones durante marzo de 2019.

Titulado Extraños en su tierra: violaciones de los derechos humanos en la Ciudad Santa, el reporte documenta las políticas de exención sistemáticas y deliberadas de Israel en la ciudad ocupada de Jerusalén.

La decisión del Gobierno de Donald Trump a fines de 2017 dio luz verde a las autoridades israelíes para escalar sus flagrantes violaciones contra el pueblo palestino en general y los de la ocupada Jerusalén en particular, en un intento de borrar las identidades árabes, cristianas e islámicas del mundo, subrayó el informe.

En diciembre de 2017 el presidente estadounidense reconoció a Jerusalén como capital de Israel y anunció el traslado de su embajada de Tel Aviv hacia la denominada Ciudad Santa.

El informe de Euro-Med documenta casos en los que Israel cerró significativamente las actividades sociales y políticas, así como los eventos organizados por palestinos en Jerusalén.

Al documentar las violaciones religiosas israelíes, el documento se basa principalmente en testimonios recopilados por el propio equipo de Euro-Med y activistas de derechos humanos en Jerusalén.

Al concluir el informe, el Monitor Euro-Mediterráneo de Derechos Humanos pide a la comunidad internacional que actúe con seriedad y eficacia para detener las políticas israelíes en violación del derecho internacional.

La organización también condena en los términos más enérgicos las flagrantes violaciones de los derechos de los habitantes de Jerusalén a vivir con dignidad y sin discriminación racial, especialmente cuando Tel Aviv sigue negando a los palestinos un plan organizativo para regular la construcción en Jerusalén Este.

Euro-Med instó a las organizaciones de derechos humanos a destacar la seriedad de las medidas tomadas por las autoridades de ocupación israelíes con respecto a la política de demolición repentina sin previo aviso, incluida la destrucción de propiedades con las pertenencias de las familias enterradas bajo los escombros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.