Desde hace 30 años las cadenas de intoxicación, incluida La 2 de TVE, difunden reportajes recordando el aniversario de la masacre de la Plaza de Tiananmen, en Pekín, el 4 de junio. Un brutal ejército chino reprime unas manifestaciones pacíficas…

En otra entrada ya refutamos ese relato (1) y los informes de Wikileaks también lo desmienten. En aquel momento la embajada de Estados Unidos en Pekín describió una escena muy diferente que, como es normal, la intoxicación no tiene en cuenta.

10.000 personas, en su mayoría estudiantes, ocuparon la Plaza de Tienanmen en 1989 durante seis semanas. El gobierno negoció con los manifestantes, pero no se llegó a ningún acuerdo y cuando trataron de sacarlos de la Plaza, se resistieron.

El 3 de junio el gobierno trasladó las tropas al centro de Beijing, pero los convoyes militares se retrasaron. Algunos fueron atacados y la embajada de Estados Unidos informó que los manifestantes tomaron rehenes entre los soldados:

“La tensión aumentó a lo largo de la tarde a medida que los vecinos de Beijing expresaban su enojo acosando al personal militar y policial y atacando sus vehículos. Los estudiantes exhibieron las armas, el equipo militar y los vehículos capturados, incluso frente al complejo de dirección de Zhongnanhai. Un esfuerzo por liberar al personal militar aún en cautiverio o por despejar la entrada sur de Zhongnanhai puede haber causado un ataque con gas lacrimógeno limitado en esa zona alrededor de las 15.00 horas (hora local)”.

Otro cable del 3 de junio decía lo siguiente: “A las tropas aún no se les ha ordenado usar la fuerza. El hecho de que muchos de ellos usen cascos y armas automáticas sugiere que la opción de la fuerza es real”.

En la madrugada del 4 de junio, los soldados finalmente llegaron al centro de la ciudad e intentaron expulsar a la multitud de la Plaza de Tiananmen:

“Los estudiantes arrojaron escombros sobre al menos un vehículo blindado de transporte de tropas y los incendiaron, basándose en el abordaje cerca de la escena. ABC informó de que otro vehículo blindado de transporte de tropas está en llamas. Los testigos presenciales informaron que las tropas y la policía antidisturbios se encontraban en el extremo sur de la Plaza y que las tropas se trasladaban a la Plaza desde el lado oeste de la ciudad”.

Los soldados reaccionaron como todos los soldados en cuanto vieron a sus colegas asados en la barbacoa:

“Se dice que hubo disparos indiscriminados de las tropas en la Plaza. Podemos escuchar disparos desde la embajada y el complejo diplomático en Jianguomenwai. Los testigos presenciales informan de la presencia de gas lacrimógeno en la plaza, bengalas disparadas en la parte superior y rastreadores disparados en la parte superior de la plaza”.

La mayor parte de la violencia no se produjo en la Plaza, que ya estaba lo suficientemente vacía en ese momento, sino en las calles que la rodeaban. Los soldados trataron de repeler a la multitud sin usar sus armas:

“La situación en el centro de la ciudad es muy confusa. Las investigaciones en el Hotel de Pekín revelaron que las tropas están empujando a una gran multitud de manifestantes hacia el este en Changanjie. Aunque estas tropas no parecen estar disparando a la multitud, las investigaciones reportan disparos detrás de las tropas que vienen de la Plaza”.

Una vez que la Plaza fue finalmente despejada, el movimiento de protesta estudiantil colapsó. No está claro cuántas personas murieron durante el incidente. Las cifras varían de varias decenas a varios centenares. Tampoco se sabe cuántos de ellos eran soldados y cuántos eran manifestantes violentos o transeúntes inocentes.

El New York Times ha aprovechado el 30 aniversario de los incidentes del 4 de junio para promover -una vez más- la imagen de una supuesta “resistencia civil exitosa” (2) que se ha convertido en un símbolo mundial de libertad y desafío, inmortalizado por fotos, programas de televisión, carteles y camisetas.

Pero tres décadas después de que el ejército chino aplastara las manifestaciones de Tiananmen, “El hombre del tanque”, la persona que valientemente se enfrentó a un convoy de tanques que corrían por una avenida en Pekín, sigue siendo un misterio. ¿Fue realmente un héroe?

No sabemos lo que aquel hombre quería o si formó parte de las manifestaciones siquiera. Según el que tomó la foto, Jeff Widener, de la agencia AP, la foto data del 5 de junio, el día después del incidente de la Plaza de Tiananmen. Los tanques se alejaban de la plaza y no hacia ella. No fueron bloqueados por un estudiante, sino por un hombre con una bolsa de compras que cruzaba la calle y que había decidido jugar al pollo con los tanques que se iban. El tanque se tuvo que salir de su camino para evitar causarle heridas.

El vídeo más completo de la detención del tanque (3) muestra que el hombre habló con el comandante del tanque, que no está tratando de ahuyentarlo. La escena termina después de dos minutos cuando los transeúntes civiles finalmente le dicen que siga adelante. Los farsantes del New York Times aseguran que “el gobierno ha tratado de eliminar la memoria del hombre del tanque, censurando las imágenes suyas en línea y castigando a los que lo mencionan”.

El periódico añade que “como resultado de la campaña del gobierno, muchas personas en China, especialmente los jóvenes chinos, no reconocen su imagen”.

En contra de lo que dice el New York Times, en las redes sociales se habla corrientemente del asunto, mucho más que en occidente. El documental “La Puerta de la Paz Celestial” (4), estrenado en 1995, está considerada como el mejor sobre aquellos acontecimientos. Explora el contexto político e incluye muchas entrevistas y escenas originales.

(1) https://movimientopoliticoderesistencia.blogspot.com/2015/06/el-mito-de-la-masacre-de-la-plaza-de.html
(2) https://www.nytimes.com/2019/06/03/world/asia/tiananmen-tank-man.html

(3) https://www.youtube.com/watch?v=qq8zFLIftGk
(4) https://www.youtube.com/watch?v=1Gtt2JxmQtg

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.