Fidel Castro en primer plano (+ Fotos).

117
Retrato realizado en La Habana en 1971. Foto: Fidel Soldado de las Ideas.

Sonriente, serio, pícaro, concentrado… ¿Cómo queremos recordarlo? ¿Cómo querrías recordarlo? Hoy, 24 de noviembre, a casi tres años de su desaparición física, Cubadebate y el sitio Fidel Soldado de las Ideas proponen a sus lectores recordarlo así, a los ojos de los fotógrafos que inmortalizaron su sonrisa, su semblante, su seriedad, su ceño fruncido, su sonrisa pícara, y en las palabras de 10 personalidades que no pudieron más que sucumbir a su personalidad.

Un político como Fidel Castro, quien durante 40 años ha mantenido su liderazgo intacto e intocable, merece el respeto que por él siente su pueblo. Tiene algo especial.

— Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil (2000)

Perfil de Fidel en 2006. Foto: Fidel Soldado de las Ideas.

Hubo quienes estuvieron en prisión 57 días con la amenaza perenne de la extradición pero en ningún momento perdimos nuestra confianza personal en Fidel Castro. Y es que Fidel tuvo algunos gestos que, casi podríamos decir, comprometían su actitud revolucionaria en pro de la amistad. Recuerdo que le expuse específicamente mi caso: un extranjero, ilegal en México, con toda una serie de cargos encima. Le dije que no debía de manera alguna, pararse por mí la Revolución, y que podía dejarme; que yo comprendía la situación y trataría de ir a pelear desde donde me lo mandaran y que el único esfuerzo debía hacerse para que me enviaran a país cercano y no a la Argentina. También recuerdo la respuesta tajante de Fidel: Yo no te abandono.

— Ernesto Che Guevara

El Presidente Fidel Castro visita la República Popular de Angola. Luanda, Angola. Foto: Fidel Soldado de las Ideas.

Me ha tocado el privilegio de vivir en la era de Fidel Castro. Que ese hombre sea cubano y que yo cuente con su amistad me privilegia aún más. Es un verdadero maestro de generaciones y un heraldo del futuro. Creo en él porque es digno, inteligente y patriota, y porque ha diseñado la nación que soñó nuestro apóstol José Martí. Lo mejor de todo es que, siendo ya una leyenda, es de carne y hueso y su discurso es de una vigencia absoluta. Nadie en este planeta tan convulso se ha levantado contra la injusticia como él, nadie ha hecho más por un pueblo. Siento orgullo de latinoamericano por tenerlo ahí, vivo, actuante e indoblegable. Fidel es una esperanza, una idea, una escuela.

— Miguel Barnet, escritor cubano, en La Habana (2001)

Preside el Comandante en Jefe Fidel Castro la Tercera Parte de la Mesa Redonda Informativa «La extraordinaria obra educacional cubana y el nuevo curso escolar». Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

No encuentro, en este siglo y en toda la extensión de nuestra América, una figura política que, como él, haya puesto su conocimiento, su experiencia, su vitalidad, su resistencia y su propia vida, al servicio de “los de abajo”. Es también agradecerle su impulso, su sinceridad, su calidad humana. No descarto que algún día los latinoamericanos del montón recuperemos la inocencia perdida y le nombremos de una vez por todas nuestro Prójimo Número Uno. Fidel Castro es hoy por hoy la más importante figura política del continente americano y una de las más destacadas de la historia contemporánea. La figura de Fidel sigue siendo aleccionante.

— Mario Benedetti, escritor y poeta uruguayo, en México (1997)

Comparece ante las cámaras de televisión al inaugurar el IX Ciclo del programa de la “Universidad Popular” en 1961. Foto: Fidel Soldado de las Ideas.

Si estuviera cerca Fidel le cantaría el bolero “Quiéreme mucho”: Cuando se quiere de veras, como te quiero yo a ti.

— Omara Portuondo, intérprete cubana, en Colombia (2006)

El Primer Ministro Fidel Castro Ruz toma un baño en una piscina durante un descanso en la Rumanía. Foto: Fidel Soldado de las Ideas.

Este hombre que está aquí –Fidel– ya fue absuelto por la historia. Bien. Nadie lo duda, nadie lo duda. Tu dijiste eso hace 52 años, ¿verdad? Bueno, vean, yo tengo 51, estaba preñada mi mamá, casi, cuando tú dijiste eso. Ahora, 52 años después, todos estamos contentos, quienes te conocemos, quienes no te conocen, quienes contigo estamos desde siempre, quienes te han atacado, etcétera. Pero, sobre todo, nuestros pueblos lo saben, lo sabemos: Fidel Castro tuvo razón hace 52 años, Fidel Castro ha sido absuelto por la historia; pero yo no, yo no. ¡Ojalá!, Dios quiera que yo pueda decir algún día, en el futuro, no sé cuándo… O si no lo digo yo, al menos lo sienta. No me correspondería a mí decirlo; que alguien lo diga, si es que… O aunque nadie lo diga, sea así, que es lo más importante. Ojalá yo pudiera sentir algún día que he sido merecedor de esa frase de Fidel Castro y que, de verdad, yo, como humilde soldado, que es lo que soy en esencia, y por eso me traje mi uniforme de campaña para compartir este día contigo y con ustedes, porque en esencia –este es un día de esencia– lo que soy es esto, un soldado. Ojalá que este humilde soldado, campesino que soy, algún día pueda ser absuelto por la historia, por los pueblos; Los dos seríamos absueltos estar a la altura de la esperanza y del amor de un pueblo, que es lo que quiero decir. Y me despido de Sandino, de esta tierra bella a la que aspiro volver algún día. Pero le toca a Fidel Castro cerrar este programa. Fidel, es tuyo…

Fidel: Hugo, la máquina del tiempo me dijo que los dos seríamos absueltos.

— Hugo Chávez y Fidel en Programa Aló, Presidente (2005)

Con la presencia del Comandante en Jefe Fidel Castro se efectuo la Segunda Parte de la Mesa Redonda Informativa «La extraordinaria obra educacional cubana y el nuevo curso escolar». Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Castro es un hombre comprometido con sus ideales hasta el punto de que la Revolución es para él más importante que sí mismo. El cree en lo que cree. Hablamos de todo. Fueron tres días y tres noches. Me encantó cuando habló sobre sexo y mujeres. Fue tan anticuado, tan caballero. Tiene una fuerza estilo Emiliano Zapata. Nunca dejó de creer en la capacidad de la gente para cambiar las cosas. Es un hombre atento, y comprendió la naturaleza del poder norteamericano mucho antes que la mayoría de la gente.

— Oliver Stone, director de cine norteamericano, en España (2003)

Intervención especial en la televisión cubana para informar al pueblo sobre los resultados de su reciente viaje a la Unión Soviética (URSS) en 1964. Foto: Fidel Soldado de las Ideas.

Fidel es un hombre que plasma la Revolución en sí misma como tal: como dirección, orientación, fisonomía. Es evidente que para el conjunto del pueblo cubano, al margen de sus cualidades, de su eficacia como dirigente, es ya un símbolo que adquiere un valor fuera de lo humano, fuera de lo cotidiano. Cuando se oye la palabra Fidel en la boca de un niño, de un adulto, además del valor directo, tiene una serie de resonancias como en la música de armónica que toca las fibras de la sensibilidad, de la conciencia. Fidel es el escultor de la Revolución Cubana.

— Julio Cortázar, escritor argentino, en La Habana (1982)

En el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela en 1999. Foto: Fidel Soldado de las Ideas.

¿Alguna vez se han preguntado como ha hecho Fidel Castro para permanecer tanto tiempo en el poder? No es porque nuestros líderes no hayan hecho su mejor esfuerzo para echarlo del poder. No, desde que Castro liberó su país del corrupto régimen de Fulgencio Batista (al que apoyaban los Estados Unidos y la mafia), Washington ha probado una gran variedad de métodos para derrocarlo. Estos han incluido intentos de asesinato (pagados con el dinero de nuestros impuestos), invasiones, bloqueos, embargos, amenazas de aniquilación nuclear, desorganización interna y guerra biológica (la CIA tiró gérmenes de fiebre porcina africana sobre el país en 1971, obligando a los cubanos a matar 500 000 cerdos). Y –algo que siempre me ha parecido extraño–, ¡hay actualmente una base naval estadounidense en la isla de Cuba! Imaginen si luego de haber derrotado a los británicos en nuestra Revolución de Independencia les hubiéramos dejado mantener unos miles de soldados y un puñado de acorazados por la bahía de Nueva York. ¡Increíble! El presidente Kennedy, que siguió con el plan del presidente Eisenhower para invadir Cuba por la Bahía de Cochinos, ordenó a la CIA matar a Castro intentándolo todo. Por supuesto que nada de esto funcionó. Se volvió más fuerte y los Estados Unidos continuaron pasando vergüenza. Cuba era vista como el país que se nos escapó. Comenzó a ser una molestia para nosotros. Una vez que tomó el poder, nacionalizó todos los negocios americanos y pateó a la mafia fuera de La Habana. Fue como si se sentara en la Falla de San Andrés, porque la ira del Tío Sam cayó sobre él, y no lo ha dejado tranquilo durante más de 37 años. Y a pesar de eso, Castro ha sobrevivido. Por ese solo éxito, hay que admirar al muchacho.

— Michael Moore, cineasta norteamericano (2004)

Maniobra XV Aniversario de las FAR. Foto: Fidel Soldado de las Ideas.
Notas:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.