Jon Iurrebaso Atutxa: No nos contéis milongas. Por el Estado Socialista Vasco.

130

Señalaremos unos cuantos puntos dirigidos a los que el capital entiende son sus imprescindibles objetos de ganancia económica y soporte para su posición hegemónica de clase y, a su vez, su mayor peligro para continuar como tal clase dirigente. Cuando decimos esto, no nos dejamos a ningún sujeto oprimido fuera de la reflexión pues todas las opresiones vienen dispuestas y concatenadas principalmente por el capital, y su imprescindible patriarcado, para mantenerse como tal.

Todo esto tiene que ver con los frentes ofensivos y defensivos que el capital pone encima de la mesa en la ineludible lucha de clases en la que todos y todas estamos incluidas, tengamos conciencia de ello o no. Así, dispone de la mayoría de los medios de comunicación en calidad de vanguardia de su sistema que, junto con los poderes del Estado capitalista, partidos, sindicatos, iglesia, centros de estudio, organismos e intelectuales diversos que acatan el sistema, nos mantienen a raya, nos hacen razonar bajo la filosofía burguesa y nos hacen creer lo que es posible y lo que es imposible. Si alguien es extremadamente consciente y afila su línea de actuación contra los de abajo, contra los que venden su fuerza de trabajo, repetimos, con o sin conciencia, ese es el capital y su clase, la clase burguesa.

  • Colombia. Las fuerzas de lo común, FARC, (parte de las FARC-EP que entregaron las armas e ideología y se rindieron ante la oligarquía asesina) hacen votos públicos para que los oligarcas y sus amos imperialistas no hagan tan evidente su entrega/traición asesinando a militantes políticos y ex guerrilleros. No es casual que los que aquí deshicieron el MLNV sostengan políticamente a los Timochenko y compañía que están, cuando menos, blanqueando el sistema colombiano, narco, corrupto y oligarca. Tampoco es casual que parte de la iglesia católica colombiana exija al ELN que libere a 3 retenidos en su poder, mientras obvia las atrocidades que comete el régimen colombiano a centímetros de sus santísimas personas.
  • Uruguay. En su día, los Tupamaros le quitaron al capital el monopolio de la violencia. Parece que estuvo mal y las armas de los oprimidos se cuestionaron e incluso algunos manifestaron que fueron las culpables de la dictadura oligárquico militar. Después de las desapariciones, asesinatos, torturas…jugaron bajo las reglas de la dictadura de la burguesía y hoy tienen un presidente de derecha y el Partido Comunista de Uruguay (y otras estructuras de “izquierda”) grita que luchará por la democracia. Es decir, manifiesta públicamente que su objetivo no se aleja ni medio metro de los limites que impone la burguesía bajo el miedo al ruido de los sables.
  • América latina. Socialismo siglo XXI. En el fondo, la misma tesis reformista del último siglo y pico, sostenida por la socialdemocracia con sus diferentes ropajes y momentos. Supuestos partidos de izquierda pretenden reformar el capitalismo intentando hacerlo más amable y el capital sigue sacando la plusvalía sin cesar y sin miramientos. En ocasiones aparentemente deja gobernar mientras guarda celosamente el poder económico, militar y el conjunto de medios o instrumentos para su propia reproducción. Y si las cosas se desmadran, ponen un peón civil aupado presidente mediante la propaganda de las redes sociales o dan otros modelos de golpe fascista dependiendo de la situación geográfica, política y demás condiciones objetivas y subjetivas.
  • España. El Tribunal Constitucional español (sentencia 118/2019) apela a la libertad de empresa y la defensa de la producción para despedir a trabajadores en baja por enfermedad. Y no pasa nada porque los partidos y sindicatos de izquierda tienen que cumplir el papel asignado por el sistema del capital.
  • Euskal Herria. Un ex preso referencial de ETA dice que “no hay verdad”. A renglón seguido manifiesta que “La verdad no existe”. La reacción busca donde hay ganas/necesidades/cansancio/falta de escrúpulos y ética… y parece evidente que mitos idealistas y pequeños burgueses están dispuestos a los dictados de la burguesía. La lucha de clases existe en Euskal Herria (ocupada y explotada) y en el mundo por muy difuminada o tapada que esté o algunos/as quieran que esté. Es un hecho que no se puede negar, salvo que nuevamente estemos blanqueando a la burguesía (tenga el color que tenga) y al capital.

El mayor charlatán de Euskal Herria (a quien, por cierto, el PSOE-GAL le ensalza) dice que los acuerdos entre PNV, PSOE y EP son un juego de trileros pues desnaturalizan el preacuerdo sobre un nuevo estatuto vascongado de España firmado conjuntamente por EHBildu y el PNV. El mismo charlatán que no se ha cansado de repetir durante años que sin el PSOE y sin el PNV no se podía avanzar ni tampoco nada se podía lograr. Ahora, la socialdemocracia vasca se queja de la burguesía vasco-española que incumple lo pactado mientras ella misma favorece al PSOE-GAL. Recordamos que hace bien poco líderes de Sortu aseguraron la independencia de Euskal Herria para dentro de 6 años y, al mismo tiempo y periódicamente, puertas adentro, justifican su proceder político y su renuncia a los objetivos históricos de independencia y socialismo como una suerte de mal menor.

Terminamos con las telegráficas consecuencias que sacamos de los hechos mencionados y de tantos otros que no podemos enumerar pues nos faltaría tiempo y papel.

No podemos dejar de luchar para conseguir, en concreto en Euskal Herria, la independencia y el socialismo. No tenemos que pedir permiso a nadie para ver si podemos decidir sobre nuestro futuro. El derecho de autodeterminación tuvo su función y fue aceptado por el orden internacional burgués. En ocasiones forzado por la voluntad de los pueblos armados venciendo a las metrópolis. En ocasiones por ventajosas razones económicas para los imperialistas. Nada tenemos que pedir ni esperar del derecho lógico, ético, jurídico, político e ideológico del enemigo que nos oprime y explota. El futuro de bienestar (también de lucha para mantener el poder adquirido y por internacionalismo revolucionario) de los que venden su fuerza de trabajo en Euskal Herria será el Estado Socialista Vasco o no será. Por la construcción del Movimiento Socialista Revolucionario Vasco de Liberación Nacional, siempre adelante.

Jon Iurrebaso Atutxa
08/12/2019

DEJA UN COMENTARIO (si eres fascista, oportunista, revisionista, liberal, maleducado, trol o extraterrestre, no pierdas tiempo; tu mensaje no se publicará)

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.