Este lunes, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) de Chile presentó su Informe Anual sobre la materia en el país suramericano; pero se centró en el trato que le han dado a los manifestantes, entre el 17 de octubre y 30 de noviembre, en medio del estallido social contra el gobierno de Sebastián Piñera.

Sergio Micco, presidente del INDH, dijo que en este período se han registrado «las más graves violaciones a los derechos humanos desde 1989», cuando aún regía la dictadura de Augusto Pinochet.

«El Consejo del INDH ha llegado a la convicción de que, a la fecha, se han violado gravemente los derechos a la vida y la integridad física y psíquica, entre otros derechos», dice el informe.

Señala que durante las manifestaciones, que según la Fiscalía chilena ha dejado 26 muertos, «el Estado ha faltado gravemente a su deber de proteger una serie de derechos humanos como el derecho a la vida, integridad personal, propiedad privada, libertad de circulación, al no haber podido garantizar el orden público y la seguridad ciudadana».

Casos que lleva el INDH

La institución manifestó su preocupación, entre otras cosas, por el por uso indiscriminado de perdigones, torturas con connotación sexual y las lesiones oculares que han sufrido los manifestantes.

Policías arremeten contra manifestante en una protesta en Santiago, Chile, 20 de diciembre de 2019. | Ricardo Moraes / Reuters

El INDH detalla que, durante 1.022 visitas a 67 centros de salud del país, registraron un total de 3.442 personas heridas a causa de la represión de agentes del Estado; de las cuales, 254 eran niños o adolescentes.

Aparte, el texto da cuenta de 347 casos de personas con heridas oculares, «entre las que se cuentan estallidos del globo ocular, pérdidas de visión por trauma ocular irreversible» y otras patologías relacionadas, debido a la represión policial en las manifestaciones.

La causa de estas heridas oculares fue achacada al «uso de balines no conforme a las normas de la propia institución (Carabineros)» y a la «utilización de escopetas antidisturbios», sin el debido respeto a los protocolos internacionales.

El INDH informó que desde el 19 de octubre hasta el 30 de noviembre interpuso 610 acciones judiciales: 588 querellas y 22 amparos constitucionales.

De las 588 querellas, 476 son por tortura, tratos crueles, inhumanos o degradantes, en favor de 568 víctimas, y en cuya totalidad se sindican como victimarios a agentes estatales. De esa cifra, 433 fueron presentadas contra funcionarios de Carabineros, 33 hacia miembros de las Fuerzas Armadas y 10 dirigidas a integrantes de la Policía de Investigaciones.

Ataques a los defensores de DDH

El instituto aclaró que la información fue recopilada gracias a registros directos realizados por funcionarios y funcionarias del INDH en instancias de observación de manifestaciones, visitas a centros de salud y unidades policiales; denuncias electrónicas ingresadas por la ciudadanía, a través del canal dispuesto para tal efecto; acciones judiciales iniciadas por ese ente; y mediante datos estadísticos de diferentes organismos públicos, organizaciones internacionales y de la sociedad civil.

Denunció que mientras realizaban su trabajo, algunos miembros del INDH «fueron objeto de hostigamientos e intimidaciones por agentes de Carabineros», que abiertamente mostraban su incomodidad.

ONU respalda informe

La oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas respaldó el informe del INDH.

«Saludamos el informe anual del INDH, el informe, por supuesto, más completo de todos con gráficos contundentes que corroboran los hallazgos sobre la utilización indiscriminada de la fuerza en contra de manifestantes pacíficos», dijo el jefe de la oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas para América del Sur, Jan Jarab, citado por La Tercera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.