viernes, junio 5, 2020

La fusión de dos estrellas condujo a la formación de la icónica supernova SN1987A.

La supernova fue detectada en la década de 1980, y desde entonces ha sido una bonanza para los astrofísicos, al ofrecer la oportunidad de presenciar fenómenos nunca antes observados.

Noticias populares

El Ministerio del Interior alemán define al coronavirus como «falsa alarma global» en un informe filtrado a la prensa

El gobierno alemán y los principales medios de comunicación han quedado en estado de shock después de que desde...

El ejército británico elabora la campaña de intoxicación mediática sobre el coronavirus

El miércoles pasado, durante la sesión informativa diaria del gobierno británico sobre el coronavirus, el jefe del ejército, el...

La Organización Mundial de la Salud dice ahora que nunca ha aconsejado el confinamiento para frenar la pandemia

La portavoz de la OMS, Margaret Harris, ha manifestado al periódico australiano Sydney Morning Herald, que la organización internacional...

La supernova SN1987A, una de las más brillantes jamás observadas, se habría originado como resultado de la explosión de una supergigante azul, que por su parte se formó por la fusión de dos estrellas, según las simulaciones realizadas por astrofísicos del instituto japonés de investigación de Ciencias Naturales RIKEN.

SN1987A fue detectada en 1987 en la Gran Nube de Magallanes, galaxia vecina a nuestra Vía Láctea. Desde entonces, los científicos han estudiado intensamente esa supernova en un intento por comprender la naturaleza de su estrella progenitora y su destino.

Por lo general, este tipo de supernovas se originan a partir de una estrella supergigante roja. Sin embargo, las simulaciones de los astrofísicos de RIKEN han demostrado que SN1987A se originó a partir de una supergigante azul. «Ha sido un misterio por qué la estrella progenitora era una supergigante azul», señala Masaomi Ono, uno de los autores de la investigación.

Supergigantes rojas y azules

Las supergigantes rojas son mucho más grandes que sus contrapartes azules, pero esta última al ser mucho más caliente, es igual de brillante que la primera. En el caso de SN1987A, los científicos japoneses afirman que su progenitor fue un supergigante azul que se formó por la fusión de una supergigante roja con otra estrella.

Durante esa fusión, la estrella más grande habría despojado la materia de su compañera más pequeña, que giró en espiral hacia adentro hasta ser absorbida por completo, formando una supergigante azul.

Posteriormente, la supergigante azul explotó debido a que su núcleo ya no soportaba su propia gravedad, y como resultado se originó una supernova de colapso de núcleo (SN1987A). Los resultados de estas simulaciones también podrían ayudar a encontrar la estrella de neutrones que nació durante esta última explosión y que todavía no ha sido localizada. Esa estrella habría sido expulsada en dirección opuesta a la mayor parte del material eyectado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias

El silencioso proceso de la privatización sanitaria, 20 años después

Varios eran los títulos candidatos a encabezar este artículo: Privatizar la sanidad con anestesia o, por ejemplo, el célebre Silencio, se privatiza que aparecía en muchas movilizaciones y carteles...

Le puede interesar: